16.5.11

CAMBIOS YA

A menudo trato de buscar entre mis recuerdos lo que yo imaginaba que sería de mayor cuándo era niña. Rebusco la imagen robotizada de mis pensamientos infantiles cuándo me imaginaba con cierta edad, pasados los 30, pero no encuentro ningún atisbo de qué idea tendría de mi misma...asi que ceso rápidamente en el empeño. ¿Qué más me da?Y ahora, no más, estoy apunto de añadir un año más a mi calendario personal y pienso más que nunca en mi futuro más inmediato y otra vez no tengo trazos para imaginarme, o es que igual no quiero porque no tengo medios.
Ahora ni siquiera se si soy mayor. Ni siquiera se aún lo que quiero ser de mayor. Ni cuándo considerarme ¿mayor?
Mi trabajo se puede resumir en algo así como: "pan para hoy y hambre para mañana". Posiblemente de niña no me imaginaba mi vida así y menos tener un trabajo precario. Probablemente de niña me imaginaba de una forma muy pero que muy diferente de lo que soy ahora. Y esto por supuesto que no es nada peyorativo. Cuándo eres niña ser mayor queda muy lejos, y de lo lejos que queda siempre piensas en algo positivo, bueno, inteligente, triunfador al menos así fui adoctrinada en el colegio: "para llegar a ser alguien".
Mi generación es una de las últimas del llamado baby boom, una de esas generaciones que dio un gran salto en relación con la generación de sus madres y mucho más con la de sus abuelas. Mi madre y yo siempre hemos hablado del abismo entre su generación y la mía pero ahora que lo vuelvo a pensar mi generación y yo estamos llenas de incómodas direcciones, de chascos y de ser lo sobradamente preparada y formada como para querer tener dentro de mi campo de estudio un empleo digno y bien remunerado, pero no es así, es justamenente, en la gran mayoría de los casos, todo lo contrario.

Ayer estuve en la manifestación DEMOCRACIA REAL YA. En Valladolid. Junto a mi pareja y junto a un montón de personas que pedíamos lo mismo a gritos, al unísono. CAMBIOS EN LA POLÍTICA, EN LAS LIBERTADES, EN LOS DERECHOS, EN EL TRABAJO, cambios en la vida y en las circunstancias.

Soy mileurista. Estoy pluriempleada. Mi futuro es perverso y mi día a día una lucha de supervivencia a muchos niveles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario