26.5.11

Clichés del mundo...¡uniooos!

El otro día hablé con una profesora por teléfono. Me trataba de explicar cómo en la clase que ella tenía los chicos eran más activos, así como muy tíos (esta expresión no se si me desconsuela o más bien me da entre pena y tristeza), muy nerviosos, participativos y enérgicos. En cambio, con las chicas se podía trabajar muy bien, eran atentas, casi no hablaban, y muy cuidadosas (esta expresión en cambio me desorienta totalmente, me abofetea) . Ella se mostraba orgullosa de sus chicos y chicas y conseguía darles a cada unx lo que tenía que ser, vamos lo que ella consideraba que debia ser por su naturaleza (¿a quién coño habrá leído esta tía?, ¿quiénes serán sus referentes? ¿félix rodríguez de la fuente? ¿sor ángela? ¿escriva de balaguer? o ¿el partido popular?). Me trataba de convencer o, lo que es lo mismo, trataba de hacerse ella misma oídos sordos a sus propias chorradas ya que si por un segundo se hubiera escuchado entraría en una escena de pavor escénico.
En una ocasión tuvo un intento de lucidez, un  fallido momento de hacerse pasar por ¿posmoderna? ¿moderna? ¿amplia de vistas? ¿pajillera mental? e íntentó dejarme claro que no me tomase al pie de la letra todo lo que me estaba diciendo, que más bien era un decir, que de toda la vida los chicos han sido así y las chicas hemos sido de la otra manera (claramente por eso yo siempre pisé la acera de enfrente, básicamente por eso), vamos que ella me juraba que tampoco me decía nada nuevo o nada que yo no supiese (dando por hecho que yo debía de saber todas esas gilipolleces que ella soltaba como si tal cosa).
Cuándo colgué con ese brontosaurio solo quería que hubiese sido un sueño, una pesadilla de esas febriles pero lamentablemente ni estaba en mi casa ni allí estaba mi cama, ni mi pijama (tampoco mi mesilla de noche).

Si como profesora construye de esta manera tan armónica la desigualdad entre los sexos, potenciando de manera alarmante la prepotencia de unos en detrimento de lo "femenino" no me extraña en absoluto que algunos de sus machotes muchachos ingresen directamente en Atapuerca y algunas de las chicas blandas y pasivas confíen plenamente en que vendrá un príncipe azul activamente cabalgando en un caballo blanco (también macho, las hembras son más pasivas y solo comen hierba) con ramos de flores y buenos presagios. ¡No te jode!.

Qué capacidad tienen algunxs para hacer de sus estúpidas creencias una tabla de la verdad, un eje dicotómico del bien y del mal y una conspiración contra todo aquello que es de lo que finalmente no se habla, de aquello que oculta y que hace que se te vea el plumero, vamos de todo aquello que tu mente piensa y tus palabras tratan de decir a la inversa, sin efecto espejo. Sigamos viviendo en la precariedad. Sigamos construyendo un mundo segregado por sexos y por sexualidades, sigamos reprimiendo y siendo opresores y sobre todo sigamos inculcando a los jóvenes la pasividad y el no pensamiento independiente y autocrítico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario