18.9.11

La tostada siempre cae del lado pesado

Todo lo que pensamos pero que no decimos, sea de forma intencionada o no consciente, es automáticamente situada en esa parte que conforma una esfera incalculable de terreno resbaladizo. Es lo que algunxs autorxs llaman currículo oculto si esto sucede en el ámbito educativo pero también sucede en todos los campos de la vida a los que te expongas.

Es inevitable ir a la playa y no escuchar las conversaciones de lxs de al lado, o ir sentada en el autobús, en el metro, en el tren y aunque esté leyendo o vaya enfrascada en mi mundo interior no puedo dejar de escuchar a la pareja de atrás, la música de el de al lado o los secretos a media voz de las chicas sentadas en frente de mí, ni siquiera puedo escapar de las miradas de lxs señorxs desaprobando el título de mi libro. Hay conversaciones que parecen que no caducan, hay diálogos que de no ser por la fecha que marca mi reloj podrían seguir situados en plenos años 90 del pasado siglo, con todo lo que ha llovido y escampado.


Atrapé la conversación que escribo a continuación en una playa de Arona no hace más de un par de semanas.

Describo: Hay un grupo de chicxs treintañerxs tomando el sol encima de unas toallas. Hacen bastante ruido, hablan muy alto y no me puedo concentrar en mi lectura. Levanto la vista y veo que se une otra chica al grupo, a lo que una de ellas muy sorprendida le dice a la recién llegada: ¿te has cortado el pelo a lo chico? - a lo que la chica recién llegada le responde- Sí, en verano para venir a la playa es lo mejor, es una de las cosas que envidio de los chicos llevar el pelo corto y mear de pie. Dicho esto interviene uno de los chicos que escucha lo que se están diciendo sus amigas y comenta como en un tono superior, Pues haber hecho la mili y a ver si tienes güevos de trabajar picando carreteras. Y todxs se echaron a reír. [como si fuese gracioso]


Todo ello, lógicamente, transcurrió en un clima cálido de risas y colegueo. Dónde en muchas ocasiones, el simple hecho de alterar las cosas puede ser signo de estropear el sarao.


A día de hoy, como he dicho antes después de todo lo que ha llovido y escampado, aún ellas quieren mear de pie y ellos quieren que ellas fuercen una vez más aquello para lo que la sociedad las hace no preparadas, por lo tanto inválidas.

Como si acaso la norma, lo natural, aquello que fue tomado un día como dogma no hubiese sido escupido de la cultura heteropatriarcal. Como si acaso cortarse el pelo y mear de pie fueran algo masculino.

8 comentarios:

  1. Lo cierto es que, cortarse el pelo y -sobre todo- mear de pie, sigue siendo algo masculino (confesaré que yo esto último lo sigo practicando siempre que tengo ocasión). Así que no nos queda otra que reapropiarnos de toda esa simbología y subvertirla, como rezar un Padrenuestro apostillando "no estás es los cielos".
    Por otro lado, es verdad que, muchas veces, el propio ritmo de la sociabilización, tiene normas no escritas que, de trasgredirlas, queda unx como engreídx, aguafiestas, o carente de sentido del humor, por eso es tan importante, pienso yo, hacer ver -en la medida de lo posible, claro- ese tipo de cuestiones que siguen estando en boca de gente de 30, de 20, de 15 e incluso de lxs que estamos -creemos estar- concienciadxs con el género y sus envenenados escondrijos. El camino a recorrer es laaaargo, pero si estamos atentxs, será más productivo y, seguro, más ameno.

    ResponderEliminar
  2. Pufff, te había escrito una parrafada y se ha borrado todo!!! FUCK FUCK FUCK!!!
    Pues nada, la verdad es que mear de pie sigue siendo cosa de chicos (yo lo practico siempre que puedo)y lo del pelo, también sigue teniendo su género, todavía.

    Por otro lado, es verdad que muchas veces, echarle a la gente el alto a ciertos "chistes" o "chanzas" machistas/sexistas en conversaciones distendidas le hace a unx quedar como unx aguafiestas o unx siesx sin sentido del humor, pero es necesario concienciar(nos) en la medida de lo posible de que el humor es, también, como bien dices, el reflejo de lo que somos y, por desgracia, los chistes género son, en el mejor de los casos, venenosamente mediocres. Y ya se sabe que, muchas veces, lo mediocre hace más daño que lo dañino...

    ResponderEliminar
  3. Habría que preguntar al desgraciado (Porque gracia no tiene) a ver si él ha trabajado alguna vez picando piedra, e incluso si ha hecho la mili, porque los treintaañeros fueron los primeros que dejaron de "servir a la patria". Habría que preguntarle si él, después de 8 horas de curro, aún tiene que hacer la comida, limpiar, planchar y cuidar de sus hijos, si los tiene. Para eso sí que hacen falta huevos.

    ResponderEliminar
  4. Pues el currículo oculto nos va a hacer enfermar a muchxs. Es frustrante cuando escuchas esos comentarios de desconocidxs, pero es más frustrante cuando los escuchas de personas más allegadas y sentirse siempre la aguafiestas ("otra vez la bollera reivindicativa...").

    ResponderEliminar
  5. Hola, acabo de descubrir trasteando que me tienes linkada, y he hechado una ojeada a tu blog, me parece muy interesante
    muchas gracias por visitarme, espero no te importe el comentario
    un saludo
    Guada

    ResponderEliminar
  6. SrChinaski, ¡¡viva la subversión y la reapropiación de los significados!!

    Juli Gan, a algunxs se les va la fuerza por la boca, como bien comentas.

    Loreto, no sabes hasta qué punto comparto contigo lo de "sentirse la aguafiestas"

    Guada, ¡bienvenida!

    ResponderEliminar
  7. acabo de descubrir tu blog y me gusta. Te puedo linkear?
    yo tambien suelo ser "aguafiestas" o, mas bien, crea-polemicas, quejica...pero que le voy a hacer, a veces es que ya no me puedo aguantar más y me sale la vena feminista radikal histérica jajaj

    ResponderEliminar
  8. Por supuesto que puedes linkearme, toda tuya ;)
    gracias por pasarte por aquí, se agradecen las presencias activas!

    ResponderEliminar