14.11.11

La voz concienciada

Hay momentos para leer ciertas novelas. Cuando leí La voz dormida de Dulce Chacón era “mi momento adecuado para ello”. Reflexioné sobre esto más tarde. Luego me di cuenta que hay ciertas cuestiones que digiero con lentitud. Puede ser un arma de supervivencia al medio.

Hay películas que me conmueven, que se me hacen bola.


La voz dormida es una de esas películas en las que tuve que esperar a que pasaran varios minutos de los créditos finales para aguantarme bien las lágrimas y que se me disipara el nudo de la garganta. Si bien este film ha sido tachado de maniqueísta y las críticas más feroces se deben a que está narrada desde el punto de vista republicano, a mí también se me hace cuesta arriba tratar de entender la historia que nos dejaron los ganadores, los que escribieron la historia con mayúsculas. En los libros de historia, en el colegio, en las universidades estas historias no se cuentan, se narran otras, se escriben otras, a mí me hicieron memorizar otros sucesos, éste no.

Benito Zambrano cuenta una historia terrible, cruel, pero más difícil es todavía de digerir. Claro que es maniqueísta ¿pero acaso alguien puede decir que lo narrado en esta película no fuera verdad? ¿Alguien puede contar por ejemplo la segunda guerra mundial sin los buenos y los malos?  Es así en materia de guerra, de horrores, no suele haber términos medios. No existen, o quedan muy al margen, otras posibilidades, otras variedades, queda lejos pensar en que todo no sea ni blanco ni negro. ¿Acaso no son maniqueistas las formas con las que nos han contado la Historia? ¿quiénes la cuentan y desde dónde es contada?

Dulce Chacón narra en su novela la historia de algunas mujeres que en los años 40 fueron castigadas, torturadas, violadas, sufriendo todo tipo de abusos y algunas pagando con su muerte el pertenecer a ideologías de izquierda. Para mí son las mujeres más valientes del mundo, las heroínas sin nombre, las valerosas.

El reparto de actrices y actores es excelente. Inma Cuesta en su personaje de Hortensia está extraordinaria.

Puede que la película técnicamente hablando no sea una obra maestra pero sí lo es su historia.

La voz dormida es una película basada en la novela homónima de Dulce Chacón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario