26.5.11

Clichés del mundo...¡uniooos!

El otro día hablé con una profesora por teléfono. Me trataba de explicar cómo en la clase que ella tenía los chicos eran más activos, así como muy tíos (esta expresión no se si me desconsuela o más bien me da entre pena y tristeza), muy nerviosos, participativos y enérgicos. En cambio, con las chicas se podía trabajar muy bien, eran atentas, casi no hablaban, y muy cuidadosas (esta expresión en cambio me desorienta totalmente, me abofetea) . Ella se mostraba orgullosa de sus chicos y chicas y conseguía darles a cada unx lo que tenía que ser, vamos lo que ella consideraba que debia ser por su naturaleza (¿a quién coño habrá leído esta tía?, ¿quiénes serán sus referentes? ¿félix rodríguez de la fuente? ¿sor ángela? ¿escriva de balaguer? o ¿el partido popular?). Me trataba de convencer o, lo que es lo mismo, trataba de hacerse ella misma oídos sordos a sus propias chorradas ya que si por un segundo se hubiera escuchado entraría en una escena de pavor escénico.
En una ocasión tuvo un intento de lucidez, un  fallido momento de hacerse pasar por ¿posmoderna? ¿moderna? ¿amplia de vistas? ¿pajillera mental? e íntentó dejarme claro que no me tomase al pie de la letra todo lo que me estaba diciendo, que más bien era un decir, que de toda la vida los chicos han sido así y las chicas hemos sido de la otra manera (claramente por eso yo siempre pisé la acera de enfrente, básicamente por eso), vamos que ella me juraba que tampoco me decía nada nuevo o nada que yo no supiese (dando por hecho que yo debía de saber todas esas gilipolleces que ella soltaba como si tal cosa).
Cuándo colgué con ese brontosaurio solo quería que hubiese sido un sueño, una pesadilla de esas febriles pero lamentablemente ni estaba en mi casa ni allí estaba mi cama, ni mi pijama (tampoco mi mesilla de noche).

Si como profesora construye de esta manera tan armónica la desigualdad entre los sexos, potenciando de manera alarmante la prepotencia de unos en detrimento de lo "femenino" no me extraña en absoluto que algunos de sus machotes muchachos ingresen directamente en Atapuerca y algunas de las chicas blandas y pasivas confíen plenamente en que vendrá un príncipe azul activamente cabalgando en un caballo blanco (también macho, las hembras son más pasivas y solo comen hierba) con ramos de flores y buenos presagios. ¡No te jode!.

Qué capacidad tienen algunxs para hacer de sus estúpidas creencias una tabla de la verdad, un eje dicotómico del bien y del mal y una conspiración contra todo aquello que es de lo que finalmente no se habla, de aquello que oculta y que hace que se te vea el plumero, vamos de todo aquello que tu mente piensa y tus palabras tratan de decir a la inversa, sin efecto espejo. Sigamos viviendo en la precariedad. Sigamos construyendo un mundo segregado por sexos y por sexualidades, sigamos reprimiendo y siendo opresores y sobre todo sigamos inculcando a los jóvenes la pasividad y el no pensamiento independiente y autocrítico.

19.5.11

Pelos



El vello púbico no existe, está ausente en los pubis femeninos de todas las esculturas y pinturas llamadas tradicionales, esas que hemos estudiado sobre la antigüedad, el renacimiento, el romanticismo, esas que hemos visto mil veces en los libros de arte, en documentales aburridos, en museos donde nadie debate su hegemonía, en jardines opulentos y clasistas o en mansiones donde lo importante es sólo aparentar. Si ahora mismo cerrásemos los ojos y pensásemos en una escultura clásica, en un desnudo femenino ¿quién en su pubis vería una hermosa pelambrera?, supongo que nadie, sólo mi mente perturbada que después de tanta negación ve cosas donde no las hay.



Siempre me he preguntado el por qué de su no inclusión, ¿dónde están los pelos púbicos? ¿se pusieron todas las mujeres representadas de acuerdo en rasurarse toda la zona? o quizá ¿no existe por que el pelo incita? o, tal vez, ¿el pelo es sinónimo de una construida vergüenza hacia los genitales femeninos (léase también miedo y por lo tanto desconocimiento) por parte de los artistas (sociedad) de todos los tiempos? Claro, sin pelo y casi sin forma, si abertura aparente, sin coño (hablando sin pelos en la lengua que por cierto me los he rasurado esta misma mañana) se simula una figura triangular anodina y no sexual, sin connotaciones, sin anatomía, por lo tanto sin deseo, sólo el que la mira puede desear.


Además muchas de estas esculturas y pinturas de mujeres con triángulo anodino rasurado se tapan parte de “su zona ¿impúdica?” frente a las miradas invasoras de lxs visitantes. Es decir, que mientras muestran su cuerpo éste es a su vez marcado por la vergüenza pero curiosamente objeto vouyerístico. Ains, ¡cuánta contradicción!



Ninguna de estas esculturas fueron producidas por mujeres y mucho menos para mujeres (¡ja!). Este borrado anatómico y sexual es motivo suficiente para pensar en la negación de una sexualidad plena, deseosa y carnal de las mujeres. Estas esculturas nos muestran un desnudo pero nos enseñan que ellas no sienten deseo, no tienen placer, no tienen sexo propio si no más bien desdibujado. La tradición de occidente volcó parte de su entusiasmo en enmascarar y controlar el cuerpo de las mujeres a través de este tipo de representaciones que comenzó mucho, mucho antes de lo que yo pueda imaginar. Lo perverso es que aún hoy en día disfrazado de mil formas sigue en pie de guerra, sólo que algunxs son y están incrédulxs.


Imágenes:
Venus. Sandro Botticelli.
Venus dormida de Giorgione
Venus de Urbino de Tiziano
La afrodita de Cnido de Praxíteles
El nacimiento de Venus de Alexandre Cabanel

17.5.11

Día internacional CONTRA la lgtbfobia

Aún existen 37 países que penalizan la homosexualidad, la transexualidad,  la bisexualidad y en 7 de ellos se paga con la pena de muerte, y en otros muchos como Polonia, Rusia, Lituania o Rumanía se prohíben manifestaciones a favor de las libertades sexuales.  

Optar/tener/vivir otras alternativas a la imperante, impuesta y esperada heterosexualidad en muchos lugares de áfrica y oriente es pagarlo con la vida y en otros países, ciudades, pueblos, espacios, contextos, sitios, casas, clases, trabajos, es en muchos casos vivir en un infierno, en un mar de justificaciones, de miedos, amenazasy palizas y en estado de alerta constante.

Nunca lo olvido.




El 17 de mayo de 1990 (prácticamente ayer) la OMS elimina la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

Algunas mentes enfermas y terriblemente frustradas.

Me había resistido a hablar de Sostres por la grima que me produce pero la noticia que he leído hoy en varios medios lo merece.

 Me encantaría  tratar de indagar por qué a este señor se le sigue dejando opinar, escribir, comentar en los medios de comunicación, ya que veo que pensar y reflexionar lo hace poco, mal y de forma casposa siendo calvo. Y que no me venga nadie con la libertad de expresión.


¿Qué tipo de complejos le llevarán a este señor a hacer apología de la violencia machista constantemente? La pregunta lógicamente es retórica. Sus posibles respuestas aunque variadas concluirían de manera apocalíptica en la frustración, problemas sexuales irremediablemente no resueltos y graves problemas físicos.

Me resulta extremadamente peligroso que un tipo como este señor periodista campe a sus anchas en los medios de comunicación escribiendo artículos nocivos provocando con total gratuidad su verborrea misógina.
En realidad este tipo me parece un hombre frustrado, amargado, solo, y muy rencoroso con la madre naturaleza por no haberle facilitado herramientas para trabajar su estado de grima perpetua. Un hombre desbaratado que paga sus frustraciones (altamente) sexuales con el objeto de su deseo y anhelo: las mujeres.

Sus mensajes siempre son tan claros y tan afinados con el odio que deja bastante trillado a modo de efecto espejo todo lo que le duele y le afecta que las mujeres le hayan humillado al parecer en muchas ocasiones a lo largo de toda su vida. Un inseguro, un frustrado, un acomplejado, un quiero y no puedo son el mejor bastión para generar odio contra su propio deseo. ¡Qué pena Sostres! ¡Qué pena de periodista!  y ¡qué pena de hombre eres como hombre!.(que creo que esto es lo que peor llevas)

16.5.11

CAMBIOS YA

A menudo trato de buscar entre mis recuerdos lo que yo imaginaba que sería de mayor cuándo era niña. Rebusco la imagen robotizada de mis pensamientos infantiles cuándo me imaginaba con cierta edad, pasados los 30, pero no encuentro ningún atisbo de qué idea tendría de mi misma...asi que ceso rápidamente en el empeño. ¿Qué más me da?Y ahora, no más, estoy apunto de añadir un año más a mi calendario personal y pienso más que nunca en mi futuro más inmediato y otra vez no tengo trazos para imaginarme, o es que igual no quiero porque no tengo medios.
Ahora ni siquiera se si soy mayor. Ni siquiera se aún lo que quiero ser de mayor. Ni cuándo considerarme ¿mayor?
Mi trabajo se puede resumir en algo así como: "pan para hoy y hambre para mañana". Posiblemente de niña no me imaginaba mi vida así y menos tener un trabajo precario. Probablemente de niña me imaginaba de una forma muy pero que muy diferente de lo que soy ahora. Y esto por supuesto que no es nada peyorativo. Cuándo eres niña ser mayor queda muy lejos, y de lo lejos que queda siempre piensas en algo positivo, bueno, inteligente, triunfador al menos así fui adoctrinada en el colegio: "para llegar a ser alguien".
Mi generación es una de las últimas del llamado baby boom, una de esas generaciones que dio un gran salto en relación con la generación de sus madres y mucho más con la de sus abuelas. Mi madre y yo siempre hemos hablado del abismo entre su generación y la mía pero ahora que lo vuelvo a pensar mi generación y yo estamos llenas de incómodas direcciones, de chascos y de ser lo sobradamente preparada y formada como para querer tener dentro de mi campo de estudio un empleo digno y bien remunerado, pero no es así, es justamenente, en la gran mayoría de los casos, todo lo contrario.

Ayer estuve en la manifestación DEMOCRACIA REAL YA. En Valladolid. Junto a mi pareja y junto a un montón de personas que pedíamos lo mismo a gritos, al unísono. CAMBIOS EN LA POLÍTICA, EN LAS LIBERTADES, EN LOS DERECHOS, EN EL TRABAJO, cambios en la vida y en las circunstancias.

Soy mileurista. Estoy pluriempleada. Mi futuro es perverso y mi día a día una lucha de supervivencia a muchos niveles.

12.5.11

Princesas perdedoras

Sigo sorprendiéndome cada día (mi capacidad de sorpresa no decae) de cómo las niñas y niños aprenden a serlo. De cómo construimos el género y de cómo se graba a fuego a través de las palabras, los gestos, las actitudes y el encorsetamiento que nuestra sociedad aplica de forma severa y castiga con las descalificaciones. Muchas de estas condiciones que ponemos en las niñas y niños son irreversibles, perversas y alguxs tardarán años en superarlas y virar hacia otros estadíos. Si hiciese un rápido repaso, así a bote pronto, la gran mayoría de las niñas de entre 4 y 10 años les gusta el rosa a morir, Hello Kitty, y les encanta disfrazarse de princesa o de bruja (las dos caras "opuestas" de una ¿misma moneda?, ¿no hay nada intermedio? yo esto siempre lo extrapolo a una especie de encarnación infantil sobre un versionado ímplicito de la virgen (léase entre líneas princesa) y la puta (qué decir de las pobres brujas). A los niños en cambio les gusta el fútbol, tanto que de mayores todos querrían ser futbolistas (las niñas normalmente dicen querer ser maestras, modelos o peluqueras) les gustan los deportes de acción, y se suelen disfrazar casi siempre de superhéroes. Y sobre todo rechazan por sistema todo lo que representa lo femenino. Al parecer cuándo se trata de formar una identidad y a la vez reafirmarse delante de los otros congéneres vale todo.
Veo que ese binomio de lo masculino representativo de la acción, lo rápido, el dinamismo, sigue presente en sus representaciones más cercanas, en lo femenino continúa lo pasivo, lo contemplativo, lo privado, lo íntimo y delicado y sobre todo lo rosa, que quede bien claro.



¿Quién en su sano juicio quiere ser princesa de adulta? además ¿qué tipo de deseo es ese? ¿Es por la ropa? ¿Por que existe ese imaginario de princesa vestida de rosa, tules y coronas? ¡Qué impotencia me entra con Disney!. La influencia televisiva, los mass media, los estereotipos de lo que se suelo decir que es lo femenino causa estragos y lo peor de todo es que ¿nadie lo cuestiona? ¿Nadie se hace preguntas? ¿Todo siempre está bien?  Me da rabia, me molesta, me agrede cuándo escucho decir a las niñas que les encantan las princesas. Y yo me pregunto ¿y a cuántas conocen? ¿qué saben de sus vidas? ¿qué coño es ser para ellas princesas?

Después de todo pienso que desde que yo era pequeña el panorama parece no haber cambiado demasiado en este aspecto. !Qué tristeza infinita! ¿Cómo coño coeducar, reeducar, borrar, volver a empezar, reelaborar, reescribir en sus cabecitas si luego su entorno y familia no continúan esta deconstrucción? ¿Cómo buscamos luego un equilibrio emocional y personal con su realidad y su alrededor? ¿Cómo hacemos de estx niñxs seres críticos con un pensamiento independiente?

Sigo escuchando entre lxs profesorxs frases cómo: "este chico es un machote" o "las niñas de esta clase son muy limpitas", "las niñas son más educadas que los niños", "los niños son más activos que las niñas", " las niñas son más brujas lo niños más nobles" y no me puedo morder la lengua y empiezo a discrepar y a hablar del contexto, de las circunstancias sociales, de las creencias falsas, de los estereotipos, de los tópicos y sobre todo de las condiciones y circunstacias de cada unx y casi siempre me quedo sola, me miran como si les estuviese hablando una ballena con sombrero marinero que fuma en pipa sobre un patinete rojo.

10.5.11

Lo elástico de la palabra Amiga

Hace unas semanas acudí a una conferencia que daba Victoria Combalía en el salón de actos del Museo Thyssen en Madrid con motivo de la exposición “Heroínas” inaugurado intencionadamente casualmente el 8 de marzo.
Hace años cuándo buscaba de forma casi desesperada sobre cuestiones que tuvieran en cuenta el contexto en el que trabajaban mujeres artistas (me daba igual en ese momento sus orígenes, técnicas, estilos, dependencias) a fin de cuentas buscaba de manera intermitente leer sobre feminismos y su implicación en el campo de la experiencia artística. Un día di con el libro de Victoria Combalía, Amazonas con pincel pese a que no era nada barato  lo compré y lo devoré casi en horas. El libro (que es en realidad un muestrario de creadoras) no me defraudó en aquel momento, pues tampoco yo tenía mucho más con lo que contar, con lo que comparar y relacionar. Hoy en día le encuentro muchas pegas.
Cuando vi que iba a hablar en el Thyssen no lo dudé ni un segundo y allí me planté esa tarde del 27 de abril dispuesta con mi netbook a tomar todas las notas que pudiera y a empaparme de su discurso sobre hombres surrealistas versus mujeres surrealistas. He de decir también que no es mi tema preferido, ni mi campo de estudio pero aún así imaginé que tenía que merecer la pena. Y no solo no lo mereció sino que me defraudó hasta límites insospechados.  
Hablar de las amantes (la gran mayoría mujeres artistas) de Bretón como amantes no es hablar de surrealismo ni de nada que se le parezca. 
Cuándo habló de algunas mujeres artistas así hasta casi como de soslayo lo hizo desde una posición tradicional, patriarcal y hasta misógina. Yo no dejaba de escuchar murmullos en la sala. El culmen de mi indignación personal fue cuándo al hablar de la artista Claude Cahun nombró a la que fue su pareja sentimental, compañera de vida, Suzanne Malherbe como su AMIGA*. La fina línea que para algunxs separa la amistad del amor es muy curiosa, más bien sorprendente e incluso laxa. ¿Por qué no llamar a las cosas por su nombre? ¿Por qué siempre la misma ocultación y por personas que tienen un puesto, un nombre, una situación laboral que podrían perfectamente visibilizar lo que siempre se disimula?
Es indignante que se siga usando este tipo de conferencias tipo, sin debate, sin posibles cuestionamientos, sin poner nada en duda, sin preguntas, sin respuestas, dónde todo al parecer es correcto, sin usar las micronarrativas, sin hablar de lo que normalmente no se habla. No me vale, no me sirve, no aprendo, me es inútil y me crea malestar general. Para lo único que me sirve es para concienciarme una vez más de lo que nunca hay que hacer, decir y de lo necesario que son los cambios.

*Claude Cahun nunca ocultó su homosexualidad ni su relación con Suzanne Malherbe. Cualquier persona interesada mínimamente en su obra y vida sabe de esta relación que ellas nunca ocultaron pero que las circunstancias sociales, políticas y los prejuicios, si.

9.5.11

Cuándo uno no sabe que escribir llama la atención

Leo un artículo de Javier Marías en el País digital titulado "Una minoría caballerosa y conforme" que me deja tan sorprendida que no puedo dejar pasarlo por alto. Soy zurda y nunca he estado discriminada más allá de cuándo era pequeña en el colegio de monjas dónde en alguna ocasión intentaron que yo empezara a escribir también con la derecha. Salvo este "inofensivo" episodio no he tenido ninguno más. Que tenga que bajar una escalera agarrada con la mano derecha a ella o que corra la tinta cuándo escribo en pluma (¿quién coño escribe en pluma?) no me hace discriminada en absoluto, bajo ningún concepto, nunca.


Ahora bien, querido Javier Marías, tu artículo es un bochornoso estado de señalamiento con el dedo hacia las verdaderas discriminaciones, hacia lo que verdaderamente importa, pero tu has decidido encubrirlo, empaquetarlo con papel de regalo y, a la vez desviar la atención hacia una discriminación que no existe y que por lo tanto te inventas. Inventarse una discriminación es algo fuera de sí (o mira tú por dónde esquizofrénico) si se tienen en cuenta todas las que existen más todas aquellas que se invisilizan u ocultan. Hablas de lxs zurdxs como una minoría maltratada y discriminada. Como se nota que eres quien eres y que hablas desde donde estás. Es terrible leer tu artículo. Pero mientras el feminicidio existe en muchos lugares del mundo, mientras a cada segundo a una niña en el mundo se le practique la ablación del clitoris, mientras sigan matando homosexuales, transexuales solo por el hecho de serlo, mientras la violencia machista siga generando odio y muerte a las mujeres, mientras la xenofobia siga imperando y las redes de prostitución sigan traficando con mujeres, yo seguiré pensado, tras tus palabras, que no puedo usar con mi mano zurda el abrelatas o qué quizá tengo que pensar con cuáles de mis manos estrecho la suya al prójimo.

6.5.11

Las mujeres que no me representan

Esta mañana leo en un periódico la misma noticia que ayer veía en un telediario y me han creado la misma actitud de repugnancia. El diario Público dice en el titular de su noticia: “Rajoy arranca una campaña plana rodeado de mujeres” y en la misma aparece una imagen donde él situado en el medio de la fotografía está rodeado de un montón de mujeres del PP entre ellas se encuentran Cospedal, Aguirre, Barberá y Santamaría (que hasta dónde yo deduzco son más machistas y misóginas que algunos de su mismo partido).
Lxs que le asesoran saben que esto vende, saben que las mujeres estamos haciéndonos nuestros huecos en la sociedad a base de luchas y más luchas, y por supuesto saben que algunas se verán reflejadas en ellas por el simple hecho de ser mujeres y de pensar que ese complejo simple hecho les vale a las políticas para luchar por los intereses de las mujeres... pero ¿de todas?. Como si estos intereses además fueran comunes y respondieran todos a una misma lógica, identidad y fórmula de vida.

Si no hay propuestas que favorezcan derechos sociales, políticos y constitucionales a las mujeres, que dudo que los haya, y si las propias mujeres no están concienciadas de la lucha que desde los diferentes feminismos se pide nadie va a hacer nada. Ni un solo milímetro se van a mover y mucho menos crear conciencia y ciertas movilizaciones en favor de derechos que como mujeres nos afectan. ¿Por qué, entonces, nos tratan de engañar con un montón de mujeres que al fin y al cabo reproducen una y otra vez valores misóginos, patriarcales y convencionales?
 
Aprovechan el papel que jugamos algunas mujeres que sí que luchamos diariamente por generar cambios en la forma de relacionarnos, en el lenguaje, en los roles, en las actitudes, en los trabajos, en el esfuerzo, en las sexualidades, en eliminar los topicazos y las tipificaciones, en ampliar horizontes y en conciliar nuestras vidas con el resto y lo confunden con poner cabezas de turco a ciertas mujeres que no cuestionan ni un ápice el mundo en el que vivimos ni el papel que como mujeres se nos impone desde muchos flancos. En este caso desde el PP, a nivel general, las mujeres somo tratadas como seres marginales, no capaces, insuficientes y dependientes. ¿Se puede estar más ciega?

---La fotografía esta tomada del diario Público en fecha de hoy.

5.5.11

Pistoletazo



La imagen que aparece en esta primera entrada la tomo del grupo anónimo de mujeres artistas que se denominaron a sí mismas como la conciencia del arte. Ellas fueron ante todo un grupo de mujeres revolucionarias que en los años 80 se hicieron llamar las Guerrilla Girls.

La gran mayoría de sus trabajos fueron hechos para mostrarse en vallas publicitarias para que todo el mundo se empapara bien de sus mensajes pero los organismos oficiales de la ciudad de Nueva York no lo permitieron. Ellas buscaron su propia financiación desplegando su artillería conceptual basada en la ironía desenmascarando las discriminaciones sexuales y estereotipos femeninos que se daban en el campo del arte, por calles de la ciudad de NY.


Normalmente es la imagen que he tomado como referente para empezar a hablar cuando me han invitado a dar charlas en cursos y seminarios sobre mujeres artistas y feminismos. Me gusta esta imagen por lo que significa, por lo que hay detrás, por lo que tenemos delante, y porque su mensaje sigue en pie 30 años después.

Empiezo este blog con la intención de hablar, de contar todo aquello que según mi bagaje cultural, mi formación y mi experiencia tanto vital como laboral construyen en mi criterio la necesidad de un pensamiento crítico en base a lo que es invisibilizado por la hegomonía de los poderes imperantes, que sitúan en un último plano cuestiones incómodas de las que es mejor pasar a ningunear, o pensar que todo está ya más que superado. La finalidad de todo esto es no crear ningún problema que desestabilice el control que hay sobre ciertas normas sociales.

Mis luchas están centradas en las finas líneas con la que se construye el sexismo, las dificiles relaciones entre el arte hegemónico  versus mujeres creadoras y la LGTBfobia.
Teniendo además en cuenta mi formación como educadora me preocupa también el qué, el cómo y el desde dónde educamos.