30.11.11

Autoescuelas dirigidas por señores que jugaron de pequeños a los coches

Si yo me quisiera sacar el carné de conducir (que es un suponer porque lo tengo desde hace así como una década) en la Red automóvil club de Cataluña en Zaragoza pagaría 850 euros. En cambio si conmigo se apuntase mi amigo, pongámos para esta ocasión, Luis, él pagaría 665 euros. En este supuesto que hago, yo y mi ficticio amigo Luis deberíamos tener entre 18 y 22 años.
Bien, pues así están las cosas. Esta mañana he visto esta admirable noticia que si bien hoy es 30 de noviembre pudieran bien haberla dejado para el 28 de diciembre y evitarnos así a alguna la úlcera de estómago que tendremos de aquí a unos años. A continuación copio el párrafo que más me gusta de esta noticia por contener en varias líneas una condensación bastante interesante de tópicos:

Carlos Bricio, presidente de la Asociaciòn de Autoescuelas de Zaragoza y propietario de algunas de las que realizan esta oferta, ha negado que se trate de un acto discriminatorio. "Nada de eso, nos basamos en las estadísticas. Según las cifras de la DGT, una mujer necesita hasta un 50% más de clases prácticas que un hombre. Ofrecemos paquetes y cobramos igual por clases, pero si ellas necesitan tener más, por supuesto que pagan más". Bricio ha negado un trato discriminatorio. "Insisto en que nos basamos en estadísticas. Un chico desde pequeño ya juega con coches; ellas con muñecas. Es normal que tengan más facilidad para conducir, porque apenas pueden sacarse el carné ya están en ello". La UCA considera que estos datos en los que se basa la oferta "son discriminatorios y deben ser eliminados".

¡Madre mía! lo que jugué yo con coches, trenes, indios, vaqueros y geyperman con mi hermano mayor para que ahora me digan semejante afirmación. Hasta era una as conduciendo un coche en nuestro scaletrix. Cierto es que hoy en día tengo mis historias aparcando en línea, me llevo alguna que otra pintura de parking en el lateral de la puerta trasera de mi coche pero, oye, igual no jugué las demasiadas horas, ya que debía también de hacer mi cama y poner la mesa.


Pero sigamos así, continuémos pensando que una mujer por el hecho de serlo tiene su capacidad INNATA para, por ejemplo, planchar porque jugó con sus muñecas en la infancia y no la tiene para conducir porque de todxs es sabido que las niñas no juegan con coches, sólo esas que fuimos niñas muy raras.

26.11.11

Una mujer en política, un atrezzo más para el decorado

Vamos a ver que yo me aclare. Tengo tantas dudas que no sé cómo organizarme.

 Cuando las cosas se empezaron a poner realmente negras en el PSOE, Chacón anunció un buen día de mayo que se retiraba para no poner en riesgo la unidad del partido y la estabilidad del gobierno. Aún recuerdo el vídeo dónde lo decía y cómo lo decía (me daba la impresión de que se encontraba en una situación de entre la espada y la pared, no parecía una decisión tomada por ella misma, lógicamente) El sucesor sería automáticamente Rubalcaba. Resulta que en tiempos de crisis, de angustia, de estrés, se tiende a confiar en los hombres, en su poder varonil, en su falo-poder automático. Ellos se ven a sí mismos siempre triunfadores y los vemos mismamente con ese aire de rescatadores de mundos perdidos, de defensores valiosos, serios y vinculados siempre a la honra y el honor y a ser ellos quienes retomen el barco varado. En cambio a ellas, a las políticas siempre se las ve como una pieza inestable, algo de quita y pon, son puestas en escena como decorados, como atrezzos de una película contada mal desde el principio.

 Me asombra, o más bien quiero asombrarme, por ver desde hace unos días a Chacón RE apareciendo de nuevo como supuesta candidata para suceder otra vez (esta vez de verdad verdadera)  a Zapatero.  De nuevo pensamos en una posible mujer como lideresa de la oposición, en que ella puede estructurar a todo un grupo político que de momento tiene que reorganizarse y resignficarse. Se ve que para estos avatares y amasijos sí que puede ser una buena candidata una mujer, que hace tan solo unos meses en momentos de estrés no lo iba a ser tanto, de tal forma que la quitaron del medio a porrazo limpio casi sin dejar huella. Y ella tan sumisa lo expreso tan lindo requeté bien en el vídeo aquel de mayo. Qué lío tan complejamente significativo, ¿verdad?.  Al parecer las mujeres somos un reclamo cuando quieren que lo seamos, cuando ya ellos no lo tienen tan claro que servimos para algo más que para planchar, somos claramente de usar y tirar, algo tan real como la vida misma. La política es un reflejo de la vida, tal cual.

Otro expediente X es la retirada de la política de Teresa Fernández de la Vega que siendo vicepresidenta se auto flageló por el partido y desapareció, algo también bastante extraño. Fue, entre otros cargos, la primera mujer en presidir un consejo de ministrxs, ahora lo que yo nunca esperaba es que su despedida fuera porque se iba a vivir a otro planeta. ¿Qué sabemos actualmente de ella? ¿Se fue para siempre de la política por decisión propia o fue amablemente señalada para desaparecer de la faz de la tierra?

25.11.11

DIA INTERNACIONAL CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS


Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO. Por el DERECHO a decir NO.

si tocan a una nos tocan a todxs.

La palabra NO, no es un término ambiguo, NO ES SIEMPRE NO.

22.11.11

Pues...ya casi ni me acuerdo

Siempre recordamos de manera inexacta. La memoria es traicionera como lo son tantas de nuestras acciones diarias. Me gusta cuando dos o más personas tratan de recordar alguna experiencia vivida de manera conjunta y se concentran tanto que terminan rememorándola de una forma un tanto confusa. Ese es el momento de tejer datos que ya no nos sirven o bien que no encajan porque cada unx lo recuerda de forma muy diferente. La subjetividad es como un mal vicio, siempre está presente, y la necesitamos tanto que se nos escapa el pensar que forma parte de nuestro complejo estado de formular  lo que posiblemente ocurrió y la parte que inventamos.

Me parece fabulosa esa forma en la que lxs niñxs echan mano de su pequeño pasado hablando sobre ellxs mismxs de cuándo ellxs eran pequeñxs, como si acaso aún ya no lo fueran. Como si de repente midiesen el tiempo como lxs adultxs. (Cuando yo era niña me movía en eternidades, todo me parecía pasar lento).También me provoca confusión la forma en que lxs niñxs hablan de su vida cotidiana y si les descolocas mínimamente ellxs usan la palabra raro para designar algo que no es común a sus acciones diarias, que no se hace, o que no es normal hacer. Y esto me sorprende particularmente de lxs niñxs porque ellxs aún deberían tener el privilegio de no pensar como lo hacemos  lxs adultxs. Pero les hemos sacrificado con nuestros prejuicios. Y es aquí, justo en este momento, cuando se mezclan dos palabras extrañas pero comunes, usadas y odiadas a partes desiguales, bipolarizadas, estigmatizadas, ¡cuánto daño han hecho y a mí me hacen las palabras normal y raro!. Por eso cuando recuerdo que es para mí lo raro casi no tengo memoria más allá de lo que mucha gente denominaría normal.  Nos han escolarizado para vivir en un mundo racional, tranquilo, común, cotidiano y estructurado. Un mundo que, aparentemente se nutre ya desde los primeros años de escuela matando la imaginación porque esta conlleva en sí impresa el gesto de lo raro, y si no imaginamos no aprendemos a pensar. Por supuesto que sí nos enseñan a pensar pero de forma uniforme y sesgada, más bien, nos programan para pensar lo que es normal pensar. Y, claramente así no hay forma de imaginar, de soñar, de  despertar, y de ser autónomx. De esta forma relaciono la memoria, con la traición, lo normal y lo raro con el fanatismo.

El fanatismo siempre es algo inmediato, una solución que no entraña nada nuevo más que pensar, porque todo está ya pensando por otrxs, es algo como rápido de engullir. El fanáticx elimina su incertidumbre de forma placentera. Es como un gran ahorro de energía. Así es de fácil y así de sencillo; más de nueve millones de españolxs (no todxs fanáticxs por supuesto) dan su respaldo a un grupo político conservador de derechas, al pp, pensando así que el simple hecho del cambio por el cambio, que tras esta acción performativa se sucederá la redención como única y legítima salvación apocalíptica.  Pero observo con cierta incredulidad que el maná aún no ha caído del cielo como yo esperaba que sucediera al día siguiente del gran cambio. Qué rara que soy. Puede que a partir de mañana, por ejemplo, empecemos a recodar que escuchamos ciertas cosas cuando el pp estaba en la oposición y que ahora ya no son así, o que tal vez, nuestra memoria incluso se haya atrofiado y no sepamos qué fue lo que era que tenían que hacer.  O gente que incluso escuchó precisamente lo que le gustaría haber oído.

El fanatismo siempre me dio miedo. Y el domingo por la noche mientras veía en el salón de mi casa a través de mi televisor miles de banderitas con la bandera española y otras con el uniforme color azul derechista pensaba que con la que estaba cayendo qué coño estaban celebrando toda esa gente de fanáticos, en modo corderos, en un día con cierto aire telúrico raro, un día como el 20 N, nada pero que nada normal.

16.11.11

Cuando la que mira es una mujer

Me muevo, me siento cómoda,  habito, respiro en un mundo de imágenes. Desarrollo mi profesión dentro del amplio abanico de la cultura visual. Siempre que me pongo a recordar lo hago en imágenes, como si fueran fotogramas, cuándo pienso en algo o en alguien lo visualizo en mi mente a modo deluxe con todo detalle. Sería demasiado ambicioso y pretencioso decir que poseo una memoria fotográfica pero me acerco al concepto.



Cuando la que mira es una mujer es el título que da Rosa Olivares a un texto que ella misma escribe sobre la obra de la artista Laura Torrado.




A mi cabeza me viene rápidamente también la obra de Carmela García como una de las artistas, que aún hoy en día si pienso en la exposción que vi hace ya algunos años, puedo rememorar casi de manera intacta la fascinación que su proyecto artístico produjo en mí. En aquel momento yo andaba bastante perdida sentimentalmente hablando, su obra me devolvió, a modo de juego de seducciones a calibrar y  a repensar eso a lo que yo no ponía nombre, más bien no me atrevía a verbalizar.


Laura Torrado y Carmela García son dos artistas que me interesan desde hace tiempo.



Me interesan sus trabajos y me seducen altamente sus imágenes. Pero no es sólo seducción; es una mezcla entre el placer y los discursos que elaboro a partir de sus obras. La obra de ambas la suelo relacionar de manera constante con ese trabajo que intuye todo un aparato ideológico de recolección, de búsqueda, de apertura a mundos dónde lo narrativo se funde con un mundo idealizado que marca y designa ausencias. (Casualmente unas ausencias muy marcadas)

Ambas usan en muchas de sus obras un discurso autónomo y sobre todo ajeno a la tradicional forma de mirar masculina: en dónde unos  siempre han observado y otras siempre han posado objetualemente para el disfrute de ellos.


A Carmela García, Metrópolis le dedicó un programa entero tras su exposición en el Musac de León.

Laura Torrado es una artista aún de breve trayectoria pero de un desarrollo muy interesante. Su obra es de un carácter bastante intimista suele escenificar conflictos, problematizando situaciones en contextos generalmente de ámbito doméstico. En su obra siempre aparecen mujeres.

En temas artísticos hay que traspasar la superficie de las cuestiones para adentrarnos en narrativas que huyen de historias ya contadas para centrarnos en las que nos quedan por contar y las que son contadas desde ópticas no tradicionales.

Estas artistas trabajan con el tema del cuerpo, el género y la identidad y como desde estos ámbitos crean narraciones, enlaces, nexos y contradicciones. Sus obras están habitada por mujeres las cuáles no responden a lo que se suele esperar de ellas. Sus espectadorxs reciben altas dosis de cuestionamiento de las relaciones de poder, lo doméstico, lo familiar, las sexualidades y las relaciones entre nosotrxs mismxs, los demás y el mundo.




Imágenes en el orden que aparecen: 1. Carmela García. Sin título. Serie chicas, deseos y ficción. 2003
2. Laura Torrado. Hammam. 2002
3. Carmela García. Sisterland. 2007
4. Laura Torrado. Masculinos 2007


14.11.11

La voz concienciada

Hay momentos para leer ciertas novelas. Cuando leí La voz dormida de Dulce Chacón era “mi momento adecuado para ello”. Reflexioné sobre esto más tarde. Luego me di cuenta que hay ciertas cuestiones que digiero con lentitud. Puede ser un arma de supervivencia al medio.

Hay películas que me conmueven, que se me hacen bola.


La voz dormida es una de esas películas en las que tuve que esperar a que pasaran varios minutos de los créditos finales para aguantarme bien las lágrimas y que se me disipara el nudo de la garganta. Si bien este film ha sido tachado de maniqueísta y las críticas más feroces se deben a que está narrada desde el punto de vista republicano, a mí también se me hace cuesta arriba tratar de entender la historia que nos dejaron los ganadores, los que escribieron la historia con mayúsculas. En los libros de historia, en el colegio, en las universidades estas historias no se cuentan, se narran otras, se escriben otras, a mí me hicieron memorizar otros sucesos, éste no.

Benito Zambrano cuenta una historia terrible, cruel, pero más difícil es todavía de digerir. Claro que es maniqueísta ¿pero acaso alguien puede decir que lo narrado en esta película no fuera verdad? ¿Alguien puede contar por ejemplo la segunda guerra mundial sin los buenos y los malos?  Es así en materia de guerra, de horrores, no suele haber términos medios. No existen, o quedan muy al margen, otras posibilidades, otras variedades, queda lejos pensar en que todo no sea ni blanco ni negro. ¿Acaso no son maniqueistas las formas con las que nos han contado la Historia? ¿quiénes la cuentan y desde dónde es contada?

Dulce Chacón narra en su novela la historia de algunas mujeres que en los años 40 fueron castigadas, torturadas, violadas, sufriendo todo tipo de abusos y algunas pagando con su muerte el pertenecer a ideologías de izquierda. Para mí son las mujeres más valientes del mundo, las heroínas sin nombre, las valerosas.

El reparto de actrices y actores es excelente. Inma Cuesta en su personaje de Hortensia está extraordinaria.

Puede que la película técnicamente hablando no sea una obra maestra pero sí lo es su historia.

La voz dormida es una película basada en la novela homónima de Dulce Chacón.

9.11.11

Ay, Francisca


Este es un claro ejemplo y además muy significativo de cómo algunas mujeres han interiorizado (hasta límites insospechados) la misoginia y la objetualización sobre el cuerpo de otras mujeres.

Este acto de Francisca Pol Cabrer es aprendido, interiorizado, luego naturalizado y finalmente ejecutado. Lógicamente, lo que ella aún no sabe tanto de forma consciente como de forma insconsciente, es que este tipo de actitudes, acciones y conductas es echar piedras una y otra vez sobre su propio tejado y por extensión sobre el tejado del resto de sus congéneres.

Este es un claro ejemplo de mujeres que me avergüenzan.

8.11.11

Lxs cobardes nunca quieren cambios. Solo protegerse de ellos.

Me rechinan las personas que siempre dicen tener las cosas claras. Me revientan todas aquellas personas que siempre tienen y tienden a estar de buen humor, esas que no se dejan así mismas experimentar los fracasos, las dudas, la incertidumbre, ocultando con su sonrisa una actitud acrítica pegada siempre a la comisura de sus labios. Me fastidia el "no te preocupes, ya pasará" porque mientras lo estoy viviendo sí que estoy preocupada, por lo tanto, no quiero frases construidas ni me apetece salir a correr con mis miedos, prefiero sentarme con ellos.


No puedo con lxs veletas. Ni con lxs que hablan siempre de ellxs sin escucharme y sin escucharse.


Hoy mucha gente estaba contenta porque había ganado el debate Mariano Rajoy y con ello el Partido Popular. Y yo me pregunto ¿qué es lo que habrá ganado? ¿Era a caso un ring? como si el cambio político de por sí dejase colgado los problemas de poder o como si de una varita mágica se tratase, a partir de del 20 N comenzásemos a vivir en el mundo del pequeño pony, donde el trabajo se genera sin cesar y el buen hacer de la gente es moneda de cambio.

Sí, me jode. Me jode pasar por una caseta de esas del PP y ver a la gente que está dentro de ella agitar su banderita y atusarse el pelo para un lado y luego para otro. Me pregunto si a esos jóvenes que agitan banderitas y lucen orgullosxs pulseritas con la bandera española les han dejado alguna vez pensar solos, con reflexión y autonomía. Quisiera saber si alguna vez se han parado a pensar que los derechos que muchas generaciones de personas, como la de mis padres, han ido generando, pidiendo y luchando con miles de sacrificios, amarguras y dolor, ahora parece que ya no importan que ya no son importantes, que los planes de jubilación, las pensiones, la seguridad social, las cuarenta horas laborales, el divorcio, el aborto, la educación pública, y la libertad que tanto cuesta, ahora veo que de un plumazo, de un día casi para otro, con tanta facilidad y agilidad pueden ir desapareciendo sin que esos repeinados con raya al medio y camisa con cuellos hacia arriba sepan cómo funcionan ciertas cosas.


Nunca me han gustado lxs cobardes. No hablar claro del matrimonio homosexual es rodear la verdad con una soga. No querer que todxs tengamos los mismos derechos se llama homofobia. No hablar de ello claramente se llama cobardía (ante la posible pérdida de votos).

No puedo creer como hay gente que piensa que el simple hecho de votar al partido popular supone en sí mismo un cambio.  Un cambio sin pegar palo al agua. Un cambio que les viene caído del cielo como maná amparado por la crisis y los cinco millones de paradxs. Ayer, Mariano Rajoy se mostró soberbio y ganador. Se encontraba sobrado y con ese aire prepotente que sólo los políticos mediocres consiguen tener cuando creen poseer la razón absoluta.