2.2.12

la educación, los intereses políticos y las influencias de la iglesia

En estos días que acontece frío siberiano en el exterior en mi conciencia interior retumba una y otra vez y con efecto de vacío la ignominia del ministro de educación José Ignacio Wert recalcando una y otra vez que la educación (refiriéndose como excusa a la asignatura educación para la ciudadanía) no debería basarse en las controversias que puedan dar lugar al adoctrinamiento sino que hay que educar en libertad y valores.  Yo le preguntaría ¿exactamente a que llama él controversias, a qué libertad y a qué adoctrinamiento? Porque no es lo mismo hablar de libertad, controversias y adoctrinamiento desde dónde lo hace él que desde dónde lo hago yo.  Lógicamente.

¿Acaso la educación religiosa no adoctrina? ¿Acaso mi sobrina pequeña que no ha cumplido aún los cinco años sabe de qué habla cuando dice que los ángeles están en todos los sitios? ¿y que hay que portarse bien ante el niño jesús?

 Según mi experiencia la educación de forma generalizada, claramente siempre hay excepciones como lxs proferorxs agitadorxs que se toman su trabajo como agentes mediadorxs del cambio generando autonomía y pensamiento crítico, está anclada en relaciones y construcciones que ya no sirven y que alinean de forma incontrolada.

 La forma de educar es de corte militarista, lxs niñxs, y jóvenes ejecutan normas, no aprender a pensar por que eso requiere esfuerzo, tiempo, disgustos, atención, escucha y dedicación. No aprenden a valerse por sí mismxs en un mundo como el nuestro lleno de incertidumbres aparte de una sociedad tecnócrata que requiere y pide mentes pensantes, críticas, imaginativas, creativas, asertivas y empáticas. Pero esto no interesa trabajar en la escuela. Es mejor no salirse del guión preestablecido siempre da menos problemas y casualmente se da la circunstancia de que se termina cayendo y reproduciendo los errores y las actitudes, acciones y precedentes en los que algunxs fuimos educadxs años ha…en los que incluso nosotrxs mismxs hemos tratado casi en vano de no repetir.

 Al menos lo que yo conozco hasta ahora esta basado en la alineación, que nadie se salga de la norma, ni de lo que hay que hacer, de lo correcto, del pensamiento único y de la única respuesta. Algunxs profesorxs piensan que la creatividad son manualidades y que por lo tanto no forma parte de ningún otro ámbito más.

Lxs niñxs viven preocupados por cuestiones como “me ha salido mal”, “¿hay goma para borrar?”, “¿dónde lo escribo, arriba o abajo?”, “no puedo salirme de la línea”, “el cielo sólo se puede pintar de color azul”, “esto no lo puedo decir” y un sin fin más de cuestiones de este pelo. Lxs adormecemos lentamente. Lxs hacemos intelectualmente pasivos.

La imaginación, la creatividad se ve que forman parte de esa supuesta controversia. El pensamiento divergente, las múltiples inteligencias, el pensamiento crítico, la transversalidad y las posibles respuestas son ninguneadas hasta los límites de no prepararles para pensar por unx mismx sino pensar en masa dónde nadie despunte. Dónde se aborreguen y sean consumidores en una sociedad neoliberal.

Esta es la educación que yo observo a grandes rasgos, por supuesto. Una educación basada en las desigualdades sociales, de género y de conocimientos. Una educación que generalmente premia a aquéllxs niñxs que son buenos en matemáticas y en lengua y discrimina a lxs que son buenxs en ballet, música o arte.  Una educación que premia también la competitividad en los niños y la discreción y la limpieza en las niñas. Una educación que refuerza estereotipos de género generando divisiones tan grandes y profundas como la garganta del gran cañón del colorado.


Una educación de la doble moral que por un lado reprime de forma muy consciente pero que por otro lado se asusta de por qué algunxs niñxs son tan “rarxs”. Una educación que quiere gritar libertad por los cuatro costados pero que en el fondo asesina la libertad en cada momento y coacciona para que entres dentro de la normatividad impuesta.


Sin controversias no será posible una educación para formar ciudadanxs que piensen, solucionen, generen, cuestionen, reflexionen y sean capaces de vivir en el mundo de hoy. ¿de qué nos sirve que los alumnxs sepan de los hombres y mujeres prehistóricos si no son capaces de contextualizar la guerra civil española? ¿de qué nos sirve hablar en general del cuerpo humano si luego no saben que los anticonceptivos son importantes en cualquier relación sexual?


Mientras que no dejemos tampoco espacio para prepararles para afrontar y aprender a vivir con la frustración, la duda, las incertidumbres, el NO, y situaciones desagradables, vivirán un mundo que no saben manejar, que no entienden sin las herramientas necesarias para afrontar su día a día y su relación consigo mismxs y con los demás. Usarán entonces la violencia como medida para reparar esas frustraciones que no han sabido trabajar porque es más fácil pasarla por alto, esperando que el tiempo lo cure, que enfrentarse a ellas.


Las controversias son parte de la vida, sin ella, querido ministro Wert usted ni yo no estaríamos aquí, ni allí, ni más allá, ni menos acá, simplemente no estaríamos.


Recomiendo la lectura de la obra “Posiciones en la enseñaza” de Elizabeth Ellsworth. La autora del inteligente discurso de enseñar es imposible.

1 comentario:

  1. JAQUE MATE A LA DOCTRINA JUDAIZANTE DE LA IGLESIA QUE HA CONVERTIDO AL CRISTIANISMO EN RELIGIÓN BASURA Y LA EDUCACIÓN RELIGIOSA EN POTENTÍSIMA INCUBADORA DE GENERACIONES DE ESTULTOS EN GRAN ESCALA. El análisis racional de los elementos que integran la triada pre-teológica judeo cristiana (la descripción neutra del fenómeno espiritual, su explicación y su aplicación), nos permite criticar objetivamente el profetismo judío y la cristología de San Pablo que fundamentan la doctrina judaizante de la Iglesia; y visualizar: 1) que las directrices de los ancestros de Israel (patriarcas, profetas, reyes y jueces) contenidas en el Antiguo Testamento, son opuestas a las enseñanzas de Cristo, ya que en lugar de promover el amor misericordioso y la hermandad universal, promueven el racismo supremaciíta judío, y el despojo, el sometimiento y/o exterminio de los pueblos no judíos, o guerra santa por supuesta voluntad de Dios; 2) la omisión capital que cometió Pablo en sus epístolas al mutilar al cristianismo de la doctrina de la trascendencia humana (instruida e ilustrada por Cristo) que se alcanza practicando las virtudes opuestas a nuestros defectos hasta adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos), dándonos acceso a las potencialidades del espíritu a medida que nos vamos desarrollando espiritualmente; 3) la urgente necesidad de formular un cristianismo laico enmarcado en la doctrina y la teoría de la trascendencia humana (sustentada por filósofos y místicos, y su veracidad comprobada por la trascendencia humana de Cristo); a fin de afrontar con éxito las corrientes de la nueva Era y la modernidad, que amenazan con sofocar al cristianismo y la espiritualidad. http://es.scribd.com/doc/73946749/Jaque-Mate-a-La-Doctrina-Judaizante-de-La-Iglesia

    ResponderEliminar