12.5.12

Paradoja, a modo de curiosidad, no más

Tiene guasa que un porcentaje bastante elevado de gente que llega a mi blog lo haga a través de las palabras puta y zorra. Es como mi colmo. Está bien eso de revisar de vez en cuándo las estadísticas, aunque esta interfaz nueva blogger me tenga un rato despistada. 

A partir de una de las entradas más recientes que lleva ambas palabras en su título se ha convertido este pequeño lugar de lectura en una parada de alguien que busca otras cosas, supongo, porque yo siempre supongo. Otra cosa no, pero suponer forma parte de mis recelos cotidianos. Me encantaría ver la cara de la gente que llega hasta mi blog buscando otros parámetros tan amplios presentes en las palabras puta y zorra ( que no animal) y se encuentren con mis líneas llenas de arañazos, desvehículadas en la misma medida que centradas, y chirriantes para ciertas miras. Es puro elegio a la discordia colorida.

Voy a permitírmelo, ¿por qué no? es mi blog, es mi espacio, son mis reflexiones y yo decido cómo me de la gana. Puesta a estereotipar, imagino el perfil de persona que en un buscador incluye las palabras puta zorra para dar rienda suelta a sus destreza de espaciosidad, opulencia y consuelo. Hablo, de quienes estáis pensando, un varón jóven pero también pienso en los maduritos, maduros. En fin, ¿qué puedo contaros que vosotrxs mismxs no hayáis pensando ya?. Os saludo a todos, desde aquí pese a que en este caso sea vuestro segundo plato que además lo sirvo en frío, indigesto y con la idea de producir malestar, no digo vómito, más bien algo con retortijones.

Para que os hagáis a una idea, así como ejemplo, la entrada "astutas, putas y zorras" tiene en un mes 278 páginas vistas y la siguiente entrada a ésta en número tiene 67 páginas vistas.
¿Vieron mi asombro?

No hay comentarios:

Publicar un comentario