14.6.12

Cuando lo valiente se convierte en práctica artística


Sumergida como vivo en el eurocentrismo artístico y en el cual he sido adiestrada académicamente me deviene con fuerza el estudio de las obras de mujeres artistas realizada en otros continentes.  Pero hablar así de otros continentes me sigue pareciendo una idea muy colonizadora. Así que voy a centrarme en el interés que me despierta Latinoamérica como germen de posiciones críticas muy elaboradas e inteligentes aunque demasiado marginadas en ámbitos culturales como mi contexto. Aún no he estado en un país latinoamericano pero a través de mis búsquedas cada vez con más acierto trato de adentrarme en su basto territorio leyendo sobre algunas de sus creaciones artísticas que invaden por supuesto todos los ámbitos desde el activismo, la performance, documentalismo como denuncia o disciplinas varias como la fotografía, y objetos. Y qué poco o nada los conozco. Ellxs son siempre lxs otrxs. Por supuesto que parto con que Latinoamérica no es una masa homogénea si no un conglomerado de culturas, posiciones, que me sugieren estados críticos y relacionales con mi yo local.

Me centro en el estudio de ciertas prácticas artísticas que se adentran en representaciones de realidades estremecedoras. A mi me resultan extrañamente difíciles de abordar debido a la lejanía espacio temporal que me separan de algunas de ellas incluyendo además el contexto y la cultura como parte de una de mis resistencias a hablar de la significación de las mismas. Pero me inclino a hablar de ellas aún a sabiendas que puedo errar de europea blanca globalizadora y totalitaria sin conocimiento apenas de ciertas causas.

Hoy quiero hablar de una artista, de una de mis favoritas. Desde no hace mucho conozco algunas obras de la artista guatemalteca Regina José Galindo. Me fascinan e inquietan sus obras por esa elaboración constante del trabajo directo con el peligro físico en la misma medida que me imanta por ese conocimiento de los límites de una forma misteriosamente extrema. En realidad lo que me atrapa de ella es su carisma, y la exposición de su valentía como materia prima. Ella hace uso del espacio público en sus performances,  en “ese” espacio público que tantas veces nos ha sido lugar de negación a las mujeres en general. Sus perfomances denuncian las diferentes violaciones a los derechos humanos principalmente de las mujeres. En 2004 realizó Himenoplastia una grabación en vídeo de una operación ilegal quirúrgica de reconstrucción de su propio himen. Las  malas condiciones y el peligro con el que muchas mujeres corren al someterse a esta operación son obviadas quizá por el deseo de recomponer esa exigencia moral que mantienen muchos países que requieren que sólo las mujeres vírgenes pueden contraer matrimonio.

Para mí Regina forma parte de esas mujeres valientes, de esas artistas comprometidas con su cuerpo haciéndolo extensible a ciertas causas que nos condicionan como mujeres en nuestras sociedades. Forma parte de esas mujeres sabias, poéticas, intelectuales y estimulantes. Su obra podría relacionarla con otras de las grandes valientes artistas Ana Mendieta y Orlan, que entre otras, también me fascinan de forma evidente.



He sido incapaz de ver el vídeo de Himenoplastia, es más, no puedo con ninguna de las fotografías que documentan esta acción.


2 comentarios:

  1. La verdad es que el comentario del final ha sido un gran incentivo para mí a la hora de buscar las imágenes. Qué cosas.
    Esta intervención me parece interesante y me parece, en efecto, valiente. También me lo parece y, sobre todo, Ana Mendieta, cuyos trabajos me gustan especialmente. No tanto Orlan, quien me parece que cae al fin en las garras de sí misma y convierte la acción quirúrgica en un show hasta el punto de poner en riesgo su vida. No sé cuál es entonces el límite entre la enfermedad y el compromiso del arte.

    ResponderEliminar
  2. Si bueno, hay ahí un puntito fronterizo entre la "enfermedad"(que poquito me gusta este término para precisar esto) y el "compromiso" pero supongo que es justamente eso lo que la connota como interesante, estimulante, y visible. O más bien obtiene esa capacidad de transformación contextualmente hablando. Al menos se habla de y sobre ello. Pudiendo tal vez concienciar y sobre todo conocer.

    Qué alegría tu comentario ;)

    ResponderEliminar