20.6.12

No es arte son sólo manualidades.


La semana pasada los medios de comunicación hicieron eco de la noticia de una niña australiana de 5 años, Aelita Andre, a la que tratan, sin filtro ninguno, de pintora profesional. Este es un tema controvertido y no sólo porque haya una menor de edad de por medio sino porque soy de las que piensa que lxs niñxs no hacen arte.

Y precisamente los artículos que han aparecido en prensa no me contradicen sino que me dan la razón. En ellos se habla de que Aelita ha sido comparada por varios críticos con Pollock, Dalí y Picasso. Esto no es más que un convencionalismo para seguir normalizando la idea del artista como un genio, varón, blanco de clase media-alta.  Por otro lado compararla con estos tres artistas es hacerle un flaco favor al mundo del arte y a la profesión de artista, ya que si una niña de 5 añitos puede emular la carrera de esos tres artistas consagrados a partir de toda una vida dedicada a su profesión, estamos apañadxs. Con cinco años no se puede ser profesional en nada, es así.

Además los medios generan así la opinión que ser artista es algo que te viene de nacimiento y no algo que puedas aprender, poner en duda e ir perfeccionando a lo largo del aprendizaje tanto académico como personal. Al parecer la niña pinta cuadros abstractos (algo para lo que ya hubo en la Historia un contexto espacio temporal)  que titula de forma tan universal y general como “Secret Universe” o “The prodigy of color”. La propia galería dice que “la niña tiene una capacidad para pintar de manera totalmente intuitiva”. Con esta afirmación tiran por la borda, así de golpe y porrazo, toda la ligazón que tiene el hecho artístico con la reflexión, la actitud crítica, las relaciones con el poder, lo social, el cuerpo, los posicionamientos, y todo un amasijo de inserciones que presentan una colectividad. Todo esto de la intuición ya trae cola, viene de la tradición modernista caracterizada por el formalismo, por su ahistoricismo y por su admiración a la figura del artista-genio reconvertido en héroe. El crítico Clement Greenberg y sus seguidores fueron remisos a considerar la importancia de la transversalidad en el arte prefriendo ensalzar una historia del arte acritica y despolitilizada, dilatando una concepción del arte como expresión individual y obviando la reflexión crítica. Esta visión ha sido muy influyente y ha recorrido universidades, cursos y llegado a los medios de comunicación haciendo que, aún hoy en día, en pleno siglo XXI se siga expandiendo.

 Ya está bien de vaciar los discursos hablando sobre arte.

 Los organizadores de las muestras de Aelita además se atreven a comentar que “la niña pinta siempre con las manos mediante la técnica de la salpicadura con pinceles empapados de pintura acrílica como los utilizadas por Pollock”. Señores, Pollock fue un artista americano que despuntó en los años 40 y 50 con sus pinturas expresionistas abstractas que fueron una reacción contra el Federal Art Project (dentro de las políticas del New Deal) al que había pertenecido. El expresionismo abstracto fue un escape del declive de la oposición socialista y comunista que amenazaba por aquel entonces a EEUU. En resumidas cuentas fue un rechazo de los medios narrativos y realistas empleados por el Federal Art Project. Así que, qué una niña de 5 años esté pintando apolíticamente como políticamente lo hacía Pollock (hace más de 60 años) no tiene sentido ninguno, no tiene ni gracia, vamos.

Para añadir más leña al fuego los organizadores dicen que “sus ritmos estructurales son inconfundibles y completamente instintivos…” “comunican una emoción que anima a la audiencia a dejar que surja su propio niño interior”  Y vuelta a insistir en los aspectos puramente formalistas con lo instintivo a la cabeza denostando así la capacidad de crítica,  de síntesis y posicionamientos comprometidos, haciendo tan sólo hincapié en la parte de la manualidad y habilidad técnica del arte.

Usan además el verbo comunicar que es sinónimo de transmisión, de unidireccionalidad y de que “unos enseñan a los otros que son lo que no saben”. Hablan de emoción, no de pensar, ni de relacionar, ni de aprender, ni de gestionar el conocimiento, ni tan siquiera hablan de experiencias, es decir que el arte sólo juega con las emociones. Y me mata lo de que “anima a la audiencia a dejar que surja su propio niño interior”, infantilizando hasta el límite el proceso creativo, la experiencia estética y el propio hecho artístico. El arte no es una intuición, ni una emoción, ni comunicación. El arte no es cosa de niñxs.

Mira tú por donde que han conseguido que emoción y arte sean para mí un oxímoron.

Aelita podrá pintar mejor o peor, no lo dudo, pero es un fenómeno particular usado como interés económico de los adultos que quieren vender como arte algo que no lo es. Por supuesto que para enriquecerse vendiendo sus cuadros como si del mismo Pollock, Dalí o Picasso se tratase. Un negocio más. Un negocio además que saben que vende y por lo que se ve, muy bien.

Como ella, todxs lxs niñxs usan las manualidades para su propio aprendizaje. El problema no son lxs niñxs si no en cómo lxs educadorxs y padres hacen uso de esta puerta abierta que es el arte. Y NO hacen arte porque algunxs maestrxs y padres están empeñadxs en los presupuestos y modelos de la modernidad, las imágenes que se proyectan en la escuela de infantil (al menos en las que yo conozco) tienen que ver con Dalí, Picasso, Miró, Klee, entre otros, con lo que INSISTO se acepta,  y normaliza la subjetivación de un sujeto creador genio varón, blanco, occidental y de clase media alta. Se da preponderancia a la percepción visual  y a la repetición a través del dibujo o de la pintura de los motivos de las obras de esos artistas sin preguntarse nada más acerca de ellos, de su tiempo y de su contexto.

¿Qué aprenden lxs niñxs dibujando sin más las formas de Miró?  Absolutamente nada. ¿Qué tal si, en vez de dibujar como lo hacían otros hacemos que lxs niñxs se basen en sus propias experiencias propiciadas a partir de la cultura visual, relacionando conceptos que conocen, fomentando así un pensamiento crítico que enlaza con las conexiones entre los saberes que ellxs mismxs generan?

La informacion que he puesto entre comillas la he recogido del periódico 20 minutos del viernes 15 de junio de 2012


1 comentario:

  1. Firmo esta entrada al pie de la letra. Esa galería se forrará, pero hace un flaco favor al arte. ( Y por tanto a su propio mercado)

    ResponderEliminar