22.10.12

Historia(s) sin performatividad política


Las películas que muestran relaciones lésbicas me hacen estar conflictuada. Entro en uno de esos vaivenes que me hacen habitar en un bucle infinito. Una piensa que las guionistas, las  directoras y algunos directores que se han adentrado en estos lares son valientes por el simple hecho de poner sobre la mesa un tema que hasta no hace muy poco era tabú e inimaginable de visibilizar en el cine sino era por medio de capas de significado hilado con tejido muy fino. Pero no estoy de acuerdo en que se puedan contar de cualquier manera incluyendo con ello discursos peyorativos que contribuyan a negativizar la imagen social y política del colectivo de lesbianas. También me parecen muy valientes las actrices que deciden protagonizar este tipo de personajes porque participan de esa visibilidad y le ponen nombre. Supongo que los prejuicios harán que muchas (actrices) opten por no realizarlos y esto no hace ni tan siquiera falta que explique los porqués.

Aún recuerdo cuando era adolescente y después de varios visionados de algunas cintas como “Tomates verdes fritos” o “Color  de púpura” entre otras, una aprende a leer entre líneas y a vincular la amistad de las dos protagonistas a un amor homosexual escondido que no todo el mundo sabía interpretar o más bien se atrevía ni siquiera a dilucidar. Historias de insinuaciones dónde nada se nombra.

Hace años que persigo con obsesión películas que narren otras formas alternativas de amar que rompan con el paradigma heterosexual. He recorrido varios festivales y seguiré haciéndolo pero cada vez lo hago con más conflictos, cada vez que tengo la oportunidad de ver una película donde se desarrolle una relación lésbica me lleno de emoción y excitación hasta que tras verla entro como digo en un eterno conflicto conmigo misma y con lo que recibo virtualmente.

No me es fácil concretar qué es lo que más me molesta de esas películas. Lo cierto es que siempre pienso que ¿si es necesario regocijarse en los prejuicios y los tópicos? ¿Si acaso no es posible narrar desde otras perspectivas que no sean la de un punto de vista hetero-normativo aunque se esté contando una historia de amor entre dos mujeres? Sí, son historias de mujeres pero cortadas por el patrón hetero-patriarcal.  

Sé que todo esto que estoy escribiendo es muy generalista pero en casi todas las películas que he visto resalto de ellas como punto de unión que la locura y el drama son parte del sustento de los discursos de los personajes. Algunos muy mal construidos y carentes de peso político. Casi siempre una de las protagonistas es la lesbiana convencida que consigue “engañar” a una mujer que duda de su propia sexualidad desde fuera de ella, nunca desde dentro, y la convencida “engaña” a la dudosa para su propio beneficio haciendo que esta segunda se sienta casi siempre a la defensiva y no segura de lo que está haciendo porque el deseo al final no es cosa de mujeres.  Otro apartado aparte merecería el que dedican en este tipo de películas al sexo entre las protagonistas.  (queda pendiente para otro post)

Echo en falta buenas construcciones de los personajes tanto desde un punto de vista emocional, como psíquico, y estructural y sobre todo que sea dentro de un marco político social que contribuya a cambiar paradigmas y originar nuevos imaginarios colectivos. Echo de menos una buena historia que transcienda del tema lésbico para pasar a otras posibles posiciones vitales. Echo en falta la naturalidad y la seguridad de hacer ver que hay mujeres que aman a otras mujeres y no están taradas, ni toda su vida es un drama con su familia, su madre, su entorno o su día a día.

2 comentarios:

  1. Yo sigo buscando compulsivamente películas, series... libros no tanto, supongo que porque es más difícil de hacerse con ellos sin pagar previamente... Entiendo perfectamente lo que dices, pero para mí hay algo más, bien es cierto que racionalmente me parecen terribles muchas películas con representación (y autoría en muchas ocasiones) lesbiana, la misma idea de amor romántico, la misma reproducción de las relaciones heteronormativas, los mismos esencialismos de género..., pero a la hora de la verdad, a mí personalmente (emocionalmente) me da igual: sigo viendo compulsivamente series y películas con personajes lesbianos. A veces me pregunto si la gente hetero siente cuando ve historias/parejas hetero en las pelis lo mismo que siento yo cuando las veo bolleras... No sé, no sé, se me pelean teoría y emoción delante de la pantalla del ordenador :P

    ResponderEliminar
  2. Bueno, supongo que en este buscar incansable y positivo que tenemos de encontrar películas sobre bolleras y sus circunstancias encontraremos algo interesante en algún momento. Yo no pierdo la esperanza, tampoco la de algún día dirigir mis propias historias, sin aliento aún de ninguna pretensión pero sí de actitud y con la idea de no dejar de soñar.... tal vez...¿por qué no?, al fin y al cabo las historias las construimos nosotras.
    Mientras esto sucede me hago las mismas preguntas que tú me presentas en las líneas que has escrito. Y al igual que tú sigo consumiendo cine y series con historias y personajes lesbianos con esa fascinación de vincularme psicológica y eróticamente con historias bolleras.
    Desde que era una adolescente he tratado de buscar en las historias del cine lo que no me era fácil (más bien en mi contexto era casi imposible) de encontrar a mí alrededor. Mi vida cotidiana, vulgar, normalizada por las circunstancias se fusionaba con las historias y sensaciones alternativas que me ofrecían en la medida de lo posible el cine y sobre todo ciertos libros a los que tardé muchísimo en llegar….aún recuerdo cuándo no había internet y buscar libros que hablasen de lesbianas era como entrar en la estratosfera.
    He vivido mucho tiempo habitando de forma simultánea mi vida en formato de lucha conmigo misma y en las historias que el cine me ha proporcionado.

    Qué maravilloso tema, igual algún día deberíamos hacer cine forum o serie forum ;)

    ResponderEliminar