8.10.12

Las leyes son como las mujeres están para violarlas


dese mi blog, mi pequeño espacio, condeno las palabras de José Manuel Castelao esperando que la apología de la violencia hacia las mujeres propulsada por este "señor" no quede impune. La perversión queda además en hacernos ahora creer que él no quiso decir exactamente eso sino que no sabemos interpretar una broma. Vestir a la violencia de broma es quizá más condenable todavía. Tan viejo como tirar la piedra y esconder la mano. Estoy muy harta, muchooooo, de "señores" como éste.
 
 
Estamos inmersxs en una sociedad terriblemente enferma y agónica que produce seres podridos y llenos de odio hacia las mujeres como José Manuel Castelao. Que un político diga a bocajarro, tranquilamente, sin ningún tipo de pudor, y con la boca abierta que “las leyes son como las mujeres están para violarlas” me produce una repugnancia indomable hacia el ser humano. Lo que viene siendo convertirme tranquilamente y con toda la rabia del mundo en una inmejorable misántropa.

Si esto es delito o no, no es algo desde lo que desde mi punto de vista me joda más. Para mí lo es, la apología de la violencia tendría que merecer cárcel inmediata y un repudio social de cagarse vivo. De no poder casi salir a la calle por la vergüenza social. Pero yo no soy jueza ni legisladora.

Tampoco veo grupos de mujeres condenándolo al ostracismo y deseándole lo peor que se le puede desear a alguien. Las mujeres hemos sido educadas para aguantar carros y carretas. (por favor, quien pueda que me demuestre lo contrario pero con fundamento, por favor, absténganse de demagogias baratas)

Para mí la cuestión es sobre si estamos preparadas para levantarnos contra estos indeseables machistas. Y mi respuesta es que NO.  Mientras mujeres de su partido como Soraya y Mª Dolores están en el Vaticano mirando cómo se beatifica a otro "señor" ataviadas con sus velos negros sobre sus cabellos lejos de importarles nada que no sean ellas velan seguir perpetuando hasta la eternidad su papel de madres, esposas abnegadas dentro del abrazo del patriarcado sin rechistar. Esperando a que su modelo de mujer-madre-sufriente pero entregada al marido-padre-esposo envuelva y redima a las descarriadas.

Lo realmente delicioso es también que este "señor" de nombre José Manuel Castelao dimita así tan tranquila y campechanamente, alegando como si fuésemos payasas, que su renuncia es por problemas personales y que en realidad con esa frase quiso decir otra cosa.

Y ya está.

Esto lo arreglamos así y punto.

Este "señor"  indeseable,  presidente del consejo general de ciudadanía española en el exterior, político del Partido Popular,  INSISTO DICE  que las mujeres estamos para violarnos y que en realidad con esto quiso decir otra cosa. Tararí, tararí.
Añade también que la frase la dijo en un ambiente distendido y que iba con otros derroteros...encima nos toma por IMBÉCILES, ESTÚPIDAS Y TONTAS. Es que en los ambientes distentidos se puede decir de todo porque no son de este mundo, ¡no te jode!

Pero No hay problema. Por lo que he leído se encuentra muy dolido por cómo había transcendido la polémica y sin ganas de hablar. Pobriño. Claro, ahora querrá y todo compasión. Él no ha querido decir eso y así lanza la pelota al espectodorx haciéndonos responsables de su irónica frase y posterior sufrimiento al que ha sido sometido a través de las redes sociales. Y así se forma el monstruo patriarcal.

Pese a sabiendas que Castelao nunca leerá esto le diré al viento que para mí no es otra cosa que un ser monstruoso fruto de una sociedad que le sale más rentable este tipo de malas personas que apostar por una educación sana basada en el respeto y la tolerancia de todo tipo de diferencias.  

Ana Mato, la ministra de Igualdad, no sé muy bien dónde está en momentos como este, en vez de estar condenado públicamente las palabras de este monstruo , probablemente esté haciendo guías didácticas sobre la igualdad para los seguidorxs de Castelao. Para todxs aquellxs que sigan pensando que las mujeres somos la costilla de Adán.

Desde aquí también pido que los Ministerios se ganen con esfuerzo y méritos profesionales NO en tómbolas gratuitas, ni que se den a personas que no estén concienciadas de lo que tienen entre manos.

Al resto de las mujeres adormecidas, sigan así, total ya llevamos toda la historia, ¿qué nos importa unos milenios más? ¿Verdad? Nuestras hijas que se lo peleen ellas que es mejor pasar la tarde en la peluquería haciéndonos las uñas o pensando que hay cosas más importantes. O quizá mejor, siempre podemos hacer lo que venimos haciendo hasta ahora, MIRAR PARA OTRO LADO.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario