19.2.13

Desnudxs en el Museo

 
Cuando entramos en un museo de arte podemos encontrarnos con obras de diverso soporte e índole dónde el desnudo (en un porcentaje del 97% de mujeres, esta estadística me le he sacado de la manga pero a ver quién se atreve a desafiármelo) sea algo habitual en las salas.
A no ser que sea muy realista ese desnudo puede pasar desapercibido porque está legitimado por el decoro oficial ,la belleza idealizada y así no nos sentimos tan ofendidxs. ¡ja!
Vamos, que toleramos perfectamente un desnudo tizianesco y no uno de mapplethorpe, el primero nos eleva al séptimo cielo y el segundo nos ofende, así tal cual.
Pero ¿qué ocurre si esos desnudos son vivientes, reales y mundanos?  Si son desnudos de gente como tú y como yo que posa o pasea en bolas tan tranquilamente al lado de las obras más aclamadas por su “genialidad” autorizados por la hegemonía clásica. O más concretamente, ¿cómo nos relacionamos con ellxs que transgreden el espacio sacro de un museo?. ¿Nos sentimos, tal vez, ofendidxs, agredidxs, avergonzadxs?
Bien, el resultado es una maravillosa performance de una de mis artistas favoritas, Cristina Lucas, que vuelve a enloquecerme una vez más.
Como generalmente llego tarde a todo y lo asumo, ¿eh?  no hace mucho di con estas fotografías que documentan la performance “Desnudos en el Museo” compuesta por cinco intervenciones efectuadas en la Walker Art Gallery de Liverpool, El Louvre, El Prado, El Kröller-Müller de Holanda y El Museo Nacional de arte Antiga de Lisboa.
Estas fotografías fueron expuestas el año pasado en la galería Juana Aizpuru en Madrid junto con otras obras de Cristina.
Fascinante trabajo.
 
 
 


love, love, love.

1 comentario:

  1. Mola! El arte debe repensarse casi más desde el ejercicio de recepción del mismo, que desde la concepción de la obra. La difusión-reacción es inagotable, la creación-acción no tanto.

    ResponderEliminar