23.7.13

Lo que yo hice de la(s) historia(s) del arte


Y para un día como hoy, de finales de julio, recopilo algunas frases célebres que suelo escuchar con mucha frecuencia. Generalmente no suelo apuntar muchas de las cosas que me veo "obligada" a atender en el día a día, pero tengo una libretita dónde, si me acuerdo, suelo apuntar algunos tesoros diarios que luego me sirven como base para ir desmenuzando un enorme puzle que tengo entre las manos. (siempre fui una niña de puzle y no de acción, ¿se nota, no?)

Hace muchos años que me alejé de la historia del arte que me enseñaron en la universidad y de la que sólo aprendí a memorizar para aprobar los exámenes y ganar alguna que otra partida al Trivial. Hace muchos años que estudio otros relatos alternativos que se desgajan de la historia-europea-del varón-blanco-y heterosexual- del-arte-universal. La historia del arte universal no me interesa. No me interesa pero ni un poco. La verdad es que tuve que llegar hasta la historia del arte para darme cuenta que realmente no me interesaba. Lo que a mí en realidad me fascina son otras cuestiones presentes de forma velada, muy invisibilizadas y neutralizadas en la historia. Me interesan los silencios. Todo aquello que no se cuenta, lo que se nubla, lo que se deja de lado, lo que se escribe en los márgenes, lo que se oculta de forma interesada. Me inquieta de lo que se habla lo que no se dice. Sólo que antes cuándo yo era estudiante no lo conceptualizaba como ahora. Pero ya estaba conmigo, eso es evidente. Estoy hablando de la(s) historia(s) escrita(s) en minúscula(s). Las microhistorias en otras palabras. En realidad no soy una historiadora del arte y nunca lo he pretendido, ni lo pretenderé. Soy alguien que transformó para sí la historia del arte con el único objetivo de contarme a mí misma como creer en mí. Soy muy egoísta, no lo oculto. El otro día precisamente pensaba en esto, repasaba mentalmente como a todo lo que me he dedicado en mi vida personal, laboral, emocional, relaciones interpersonales han tenido un único fin: las mujeres y el reconocimiento de mi homosexualidad. Si me pongo a pensar en como me interesé por el feminismo o porqué me obsesioné de forma pasional y exclusiva por las mujeres artistas, su trabajo, su lucha, su reivindicaciones, sus torturas emocionales y sus discursos políticos veo que todo gira en la misma dirección: las mujeres.

 

Una vez más me pierdo en mi propia conversación, en realidad esta entrada estaba pensada como he dicho antes para publicar estas lindas frases, que aparecen más abajo, y que he escuchado en más de una ocasión. Son frases que resumen, en cierta medida, y generalizando (que no es nada pero nada bueno) el sentir, pensar y deambular de cierta parte de la gente que termina de una o de otra forma charlando conmigo en un café, en un parque, en el autobús, en una relojería, en el súper, después del cine, durante lo que dura una copa, en el trabajo, de comida con la familia, de risas con mis amigsx, de vacaciones mirando al mar, regando plantas, comiendo pipas o subiendo las escaleras de un castillo en Loarre.

Ahí van:
 

-          ¿Mujeres artistas? Y ¿para eso hay que estudiar? Anda, no me jodas…mira que sois las tías. Pues, ahí tenéis a la Frida esa Khalo y a ésta otra..espera..cómo se llama..  –permanece un rato callado, pensando muy fuerte-  ¡ah, sí..pero ahora no recuerdo muy bien su nombre, pintaba flores y macetas…¿sabes de quién te hablo?

 

-          Lo que os pasa a las mujeres es que no sois constantes y cuándo aprieta la situación os hacéis las suecas y las responsabilidad que la lleve otro. Deberíais de ser más constantes y defender vuestros derechos. Reivindicáis a las mujeres artistas un día y al otro se os ha olvidado vuestra labor. Y así no se puede. Y una cosa te voy a decir, así hacéis con todo.
 

-          Si no ha habido mujeres artistas importantes y la historia del arte no las ha reconocido es porque ellas nunca fueron de la talla de Miguel Ángel, Velázquez, Picasso..ésos sí que eran artistazos pero de los buenos.
 

-          Las mujeres pintoras siempre pintaban lo mismo por eso son un poco aburridas. A las mujeres siempre se les dio mejor pintar flores, niños y cosas costumbristas. Son mucho de pintar frutas y bodegones.

 

-          Si las colecciones actuales no compran obra de mujeres artistas es porque no hacen nada interesante, nada que destaque.
 
Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario