14.8.13

Página en blanco. Blanco tiza, blanco roto, blanco hueso.

The blank page

 

“The blank page” es un breve relato de Isak Dinesen que encuentro muy estimulante mientras sigo leyendo con fascinación y mil ojos a Griselda Pollock. Necesito ponerle muchos sentidos a todo lo que ella escribe y para ello necesito mucha concentración. Este relato me está dando tanto en qué pensar que he decidido compartirlo en esta entrada. Me guardo, por esta vez, lo que entresaco después de haberlo leído un par de veces. No estoy segura. No quiero estarlo.

 

“En un convento emplazado en una colina sobre praderas sembradas de lino azul de Tierra Santa, las monjas hilan y tejen lino para los lechos nupciales de la realeza y la aristocracia. Atesorados en el mismo convento hay pequeños retales de aquellas nobles camas, con las manchas de sangre que prueban su virginidad, cada uno de ellos dentro de un marco y con sus blasones dinásticos y un nombre. Mujeres mayores y tocadas con mantilla acuden en peregrinación a ese “museo” del “arte de las mujeres” para leer en cada página ensangrentadas historias de matrimonios, intrigas, vástagos, alianzas, el ascenso y la caída de famosas familias. Un lienzo merece especial atención, atrae más las miradas, incita más a la profunda contemplación. El marco es tan fino como cualquier otro y muestra orgullosamente una pieza de vajilla de oro con la corona real. Pero aquella pieza no tiene grabado ningún nombre y el lino enmarcado tiene la blancura de la nieve de punta a punta: una página en blanco”.

 

The Blank page en Last Tales (1957), Londres, Penguin Book, 1986, p.104.

No hay comentarios:

Publicar un comentario