24.11.13

25 de noviembre. Violencias machistas

Ayer por la noche muy calentita desde mi sofá tapada con mi mantita azul veía en el programa Informe semanal en TVE un pequeño documental sobre la violencia de género dado que mañana es su día.
He hablado en otras ocasiones en el blog sobre este día y sobre las violencias machistas. No quisiera repetirme. Pero no puedo dejar de hacerlo.
Informe semanal nuevamente hizo un documental sobre las voces de varias mujeres, a las que llamaba supervivientes de la violencia, en el cual contaban con pelos y señales sus dramas, vejaciones y violencias a las que fueron sometidas por los hombres a los que amaron, aman y amarán. Incluso hasta la presentadora nos decía a lxs espectadorxs que necesitábamos estos testimonios por muy duros que fuesen para concienciarnos. Me jacto.
Bien. Yo como espectadora no necesito más explicitaciones para saber en qué consisten las violencias ejercidas contra los cuerpos de las mujeres. No vivo afuera de la sociedad. Y me leo a mí misma aunque con muchos matices como mujer.
En ese documental faltaron muchas cosas y sobraron muchas cosas más.
Como espectadora-mujer me hirieron todos y cada uno de los testimonios de cada una de esas mujeres. Y me hirieron mucho. Mucho. Muero de rabia. Probablemente a ningún maltratador, ni a ningún hombre, les puedan herir de tal manera. Nunca. Jamás. Y eso tiene una contestación muy fácil pero que en los medios de comunicación nunca se dice. Es secreto.
Las mujeres siempre son (somos) expuestas como víctimas por lo tanto leídas como tales por el resto. Ellas siempre son (somos) las culpables de todo, de no denunciar, de no pedir ayuda, de tragar con todo, de todo lo que les (nos) pasa en general y además tienen (tenemos) que ser responsables de todo lo colateral.
Para el inconsciente general de estos programas ellos, los hombres, campan a sus anchas. A ellos se les permite todo. De ellos casi no se habla y cuándo se les nombra se hace desde el discurso de “se están recuperando” o “van a terapia” o “mira cómo se están arrepintiendo” Y no, a mí, eso no me vale. Me produce nauseas. ARCADAS.
El discurso, entonces, es que las mujeres somos victimas y los hombres ejercen unos privilegios que no sólo no se cuestionan sino que se reafirman con la naturalidad que el agua cae de una cascada.
En el documental, no se habló de Patriarcado, ni de Paternalismo, ni  de las Desigualdades de Género,  ni de las Relaciones de Poder que son precisamente las causantes de las violencias machistas. Y esto en sí mismo es ya VIOLENCIA.
Mientras no se hable de esto nada cambiará.
Mientras sigamos victimizando a las mujeres nada cambiará.
Mientras no culpemos a los hombres por sus privilegios de género nada cambiará.
Quiero documentales donde el enfoque ruede de forma directa hacia otras miras. Quiero documentales que hablen de asesinos, de criminales, dónde señalen de forma implacable a los hombres y se les victimice, se les hunda y se ridiculicen sus privilegios de género, dónde se hable de sus conductas posesivas y violentas, quiero hablar de las violencias machistas desde los hombres y no desde los cuerpos de las mujeres, quiero hablar de ellos desde sus cuerpos  y desde sus frustraciones. Quiero que esto se ponga encima de la mesa y sirva de debate para repensar y cuestionarnos continuamente cómo pensamos en cuanto a las violencias machistas.
Los quiero ver a ellos.  A los maltratadores, a los asesinos. Quiero un escarnio social. Quiero que se visibilicen todos y cada uno de sus privilegios y de sus posiciones en la sociedad, quiero que se les trate de asesinos hasta que a todxs nos sangren los oídos. Quiero que se les humille, que se haga un escarnio colectivo todos los días de la semana. Y quiero sobre todo, que una y otra vez, una y otra vez, hasta que, insisto, nos sangren los oídos se les diga a los hombres que nuestros cuerpos no les pertenecen, que No es No, y que con sus frustraciones hagan avioncitos de papel.
Quiero que en las escuelas, colegios y universidades se eduque en la diversidad en su más amplio sentido. Pero claro visionando lo que tenemos delante y cómo nos lo muestran pues no estamos aún concienciadxs. Ni maestrxs, ni profesorxs, ni médicxs, ni abogadxs, ni políticxs, ni nadie. Y no acierto a pensar qué más necesitamos.
Quiero que las mujeres heterosexuales se lancen a la calle en masa pero no las veo. No hacemos piña, no hacemos colectivo, no hacemos ruido. Mujeres hetero no es veo.
51 mujeres asesinadas a falta de un mes para terminar 2013. Esto tendría que hacernos salir en masa a las calles. Pero no. ¿Qué más necesitamos?
Miren esta noticia http://www.publico.es/479355/700-mujeres-asesinadas-en-espana-en-la-ultima-decada-en-crimenes-de-violencia-de-genero

Y miren esta otra http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/adolescentes-escuchan-celos-expresion-amor/csrcsrpor/20131119csrcsrsoc_6/Tes




¿Qué más necesitamos?


 
Seguimos viendo documentales sentimentaloides de corte romántico hegemónico, patriarcalizado e infantil dónde las mujeres siguen siendo eso…mujeres maltratadas y ellos son hombres que "ponen todo de su parte por hacer terapia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario