15.1.14

No es ficción tener los colmillos afilados



La siguiente entrada deber ser leída accediendo a la música de este vídeo (bso 2046)


Lo primero de todo es saber dónde tienes que dirigirte. Lo segundo es estar preparada y después tener la suficiente munición en el bolsillo como para atacar si eres agredida. Esto último no ocurre frecuentemente pero sobre el plan de actuación deberás tenerlo presente.

En cuánto hayas subido las escaleras, al menos las suficientes, cuenta hasta 10. Luego siéntate en el primer escalón de la siguiente escalera y vigila que no tengas a nadie siguiéndote.

No lleves el móvil. No tengas contigo una mochila podría molestarte si acaso tienes que salir corriendo. Y sobre todo, ante todo, no hables con nadie.  Te cruzarás con algún vecinx que probablemente querrá saludarte y preguntarte que a qué piso vas, no les hables, limítate a sonreir. Que no te sientan nerviosa.

Cuándo hayas completado la primera misión estarás preparada para continuar. Cualquier paso en vano te pondrá en peligro constantemente.

Píntate las uñas de un color de la gama cálida. Vístete para impresionar pero no llames la atención. Mucho cuidado con los escotes. Finge otro acento pero que no te delate. Llama a la gente con la que hables de don y doña y siéntete agradecida si te abren la puerta o te pagan un café. Lleva contigo un maletín de cuero negro y gafas de sol aunque el día sea gris.  En tu bolso de mano solo necesitarás una pitillera, un paquete de pañuelos, un monedero vacío ,  una cuchilla de afeitar, un dildo de tamaño medio y una pistola de plástico negro.  Si te pregunta por la pistola diles que no es más que un juguete provocativo para arreglártelas en la jungla.

En cuánto tengas todo esto y consigas subir al edificio ella estará esperándote en la habitación verde número 234 del hotel de la calle 65. No sabemos aún ni su nombre ni su apellido pero te prometo que es ella. Actúa con normalidad. Llama a la habitación con los nudillos de la mano izquierda y cuándo ella pregunte quién es dile que eres de la recepción y que traes dos cervezas.

Ella abrirá. Tú pasarás a su habitación. Habéis quedado para follar. Ella aún no lo sabe. Bueno, más bien, también te hará creer que no lo sabe. Tomaros las dos cervezas. Saca un tema banal y con cierta soltura abre tu bolso de mano enseñándole la pistola de plástico. Dale el dildo a ella y no le hagas preguntas. Ella entenderá tu mensaje al instante. A continuación abrirá el grifo de la bañera y se desnudará. Trata de no impresionarte de forma instantánea. Recuerda que tienes que llegar a su mesita de noche y mirar en la carpeta número 345 que es de color aceituna. Siempre la guarda allí. No le pongas condiciones a su juego sexual. Para el posible dolor puedes usar unas pastillas de color blanco que hay en el segundo cajón de la mesita.

Desnúdate y meteros en la mayor brevedad en la bañera. Lo siguiente corre de tu mano. No hagáis mucho ruido, no grites muy alto ni muy fuerte. Intenta tener a mano un pañuelo de tela por si lo tuvieras que morder. Recuerda que los señores de Moncada están en la habitación de al lado vigilándote. No verán tu cuerpo pero sí que escucharán tu voz y todos tus sonidos. La de ella no es audible, por lo tanto, se prudente. De ella no tendremos prueba. Ella está en un nivel casi óptimo. En ningún momento le pondrás preguntar su nombre, su edad ni nada personal.

En cuánto se quede dormida hazte con la carpeta 345. No te despidas de ella. Deja una nota de despedida en el baño, cerca de la bañera.  Ella escuchará un ruido y se despertará. No te asustes. Probablemente ella también te haya dejado una nota de despedida para ti. Quédate entonces en el baño y busca la ventana. Si logras saltar por ella con la carpeta 345 estás dentro de la selección. Si no, quedas automáticamente expulsada. Todo esto no es un juego pero sí una metáfora de tus futuras experiencias vitales. Probablemente ahora no lo entiendas. Todo está en tu pasado. Pero no pasa nada. Se lo hemos contado todo a tu familia y a tu chica. Ellxs están de acuerdo. Tu chica al principio no acepto pero el dinero hizo su pulso.  

No te tortures no todas pasan al siguiente nivel.
 
Si la música terminó antes de que leas esta entrada probablemente ciertas cuestiones sigan teniendo su sentido aparente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario