22.2.14

Es una orden. Toda la historia debe ser revisada.


“Nosotras [las lesbianas] somos esclavas fugitivias (…) desertoras de nuestra clase” (No se nace mujer).

 Cuando se lee a Wittig debe tenerse siempre esto en cuenta.

 

Con la frase “las lesbianas no son mujeres” Monique Wittig ponía en cuestión a finales de los años 70 un punto fundamental que el feminismo nunca había criticado: la heterosexualidad. No ya concebida como sexualidad, sino como un régimen político.
Las categorías de “hombres” y  “mujeres” no habían sido cuestionadas. La existencia de lesbianas cobra todo su sentido, porque si esas categorías no pueden existir la una sin la otra, y si las lesbianas existen sólo por y para las “mujeres”, entonces debe haber una falla en este sistema conceptual.
..la heterosexualidad sólo puede garantizar su poder político destruyendo o negando el lesbianismo..
La existencia de comunidades lesbianas es estratégicamente necesaria. Pero si no están ubicadas en el contexto de un movimiento político que busque abolir el sistema heterosexual, su significado es totalmente diferente.
Este texto plantea la heterosexualidad como una institución política dentro del sistema patriarcal.
Tomado del prólogo escrito por Louise Turcotte en el libro El pensamiento heterosexual y otros ensayos de Monique Wittig. Empiezo a leerlo otra vez para tenerlo bien fresquito antes de sumergirme por primera vez en los seis trabajos reunidos en el libro Las lesbianas (no) somos mujeres una edición de Beatriz Suárez Briones  que plantea reflexiones críticas sobre las cuestiones más incisivas de Wittig.
 

 
No encuentro nada más estimulante que comenzar una nueva lectura sobre bolleras
 

 

2 comentarios:

  1. "El pensamiento heterosexual y otros ensayos" es de esos libros que una vez leídos te preguntas quién eras y cómo eras antes de haberlo leído, y qué triste habría sido todo si no te lo hubieras cruzado nunca.

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor de todo es que cuando vuelves a leer algunos de esos libros maravillosos que te han cambiado para siempre encuentras algo nuevo en su relectura y esto es aún más reconfortante y altamente estimulante.

    Es una sensación sumamente placentera la de tras leer un libro-joya gritar fuertemente "¿cómo he podido vivir tranquilamente si haber leído este libro?"

    Siempre pienso en todos los libros que aún no he encontrado.

    ResponderEliminar