3.10.14

El artista como heróe es sexista


Los encuentros retratados e imaginados son aquellos en los que los hombres tienen la libertad de gozar de sus placeres en muchos espacios urbanos en los que trabajan mujeres pertenecientes a una clase sometida a la de ellos, a menudo vendiendo sus cuerpos a los clientes, o a los artistas. Sin duda, esos intercambios se estructuran según relaciones de clase, pero estas están capturadas en todo sentido dentro del género y sus relaciones de poder. Clase y género no pueden ser separados ni ordenados según una jerarquía. Son simultaneidades históricas que se modulan mutuamente.

Por lo tanto, debemos averiguar por qué el territorio del modernismo es con tanta frecuencia una manera de ocuparse de la sexualidad masculina y su signo, los cuerpos de las mujeres. ¿Por qué el desnudo, el burdel, el bar? ¿Qué relación existe entre sexualidad, modernidad y modernismo? Si es normal ver pinturas de cuerpos femeninos como el territorio en el que los artistas varones reclaman su modernidad y compiten entre sí por el liderazgo de la vanguardia, ¿podemos esperar redescubrir pinturas hechas por mujeres en las que luchen con su sexualidad a través de la representación de hombres desnudos? CLARO QUE NO, tan sólo plantearlo parece ridículo. Pero ¿por qué? Porque existe una asimetría histórica, una diferencia social, económica, subjetiva entre ser mujer y ser hombre en el París de finales del siglo XIX. Esta diferencia, producto de la estructuración social de la diferencia sexual y no de una distinción biológica imaginaria, determinaba qué y cómo pintaban los hombres y las mujeres.

Griselda Pollock

 

La tarde que di por primera vez con algunos de los artículos de Griselda Pollock fue el día más maravilloso de mi vida. Y de este momento ya ha pasado más de una década.

Lo repetiría hasta caer exhausta a mí también el feminismo me cambió la vida para siempre y además me la salvó. Leer a Griselda Pollock es estar lo más cerca de hallarme en cierta paz conmigo misma y eso es un grado sumo de ambición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario