27.7.15

la tarde

Abría la libreta verde  una y otra vez solo para tomar garabatos sin ningún tipo de orden. Mientras esto sucedía metía con cierto ralentí mi dedo corazón en el bote de la crema de cacao. Lo subía y lo hundía. Rara vez me lo chupaba.
Miraba por la ventana como la vecina regaba 2 plantas en la ventana. La vecina se había hecho un tatuaje en el cuello y yo la quería gritar muy fuerte y prolongado estúpida pero solo podía tocarme por dentro de la braga mientras eso sucedía.
Se me ocurrió cortarle las patas a una de las sillas del salón y tenía tres formas de hacerlo y cuatro utensilios para llevarlo a cabo. A la vez puse 2 empanadillas de bonito caseras a freír. Y todo me parecía tan normal. Era mi tarde libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario